Los mercados mayoristas de los cereales siguen sin dar ni un ápice de tregua al sector. Tras unas semanas de subidas, sobre todo en el trigo y la cebada, parecen que se han aferrado a los descensos y comienzan a  sumar cotización tras cotización a la baja hasta el punto de que ya se está perdiendo la poca rentabilidad que se había logrado.

Ni las malas noticias, como el descenso de la producción del 10% en la campaña del maíz en Extremadura, ni que desde el sector se reconozca que los compradores empiezan otra vez a moverse tras el periodo vacacional, solo los precios medios de la cebada subieron en los mercados mayoristas durante la semana comprendida entre el 4 y el 8 de septiembre, en contraste con la bajada de las cotizaciones del resto de los cereales, según ha informado este lunes la patronal de comerciantes Accoe.

Las cotizaciones medias nacionales fueron las siguientes: trigo blando, 180,65 euros/tonelada (-0,18 %); cebada, 169,48 euros/tonelada (+0,20 %); cebada de malta, 181,20 euros/tonelada (-0,71 %); trigo duro, 235,57 euros/tonelada (-0,12 %) y maíz, 178,12 euros/tonelada (-0,36 %).

En comparación con enero de 2017, los precios del trigo blando han subido un 6,80 %; los del maíz, un 1,01 %; los de la cebada, un 9,71 %; y los del trigo duro, un 6,27 %, según los datos de Accoe, Asociación de Comercio de Cereales y Oleaginosas de España.

A nivel internacional tampoco ha habido muchas novedades, sobre todo porque esta semana se celebró en Estados Unidos el Día del Trabajo de modo que la bolsa de Chicago cerró.