Las salidas del mes de mayo de aceite de oliva, de acuerdo con los datos de la AICA, se sitúan en 109.255 toneladas, salidas que vienen a estar dentro de la normalidad en una campaña marcada por unos precios razonablemente rentables para los agricultores, lo que puede indicar que la bajada del mes anterior es coyuntural, según Infaoliva.

A este ritmo y teniendo en cuanta la existencia que tenemos al mes de mayo el enlace de campaña será del entorno de las 240.000 toneladas de aceite de oliva, lo que hace que sea una campaña con un enlace más bien corto, si bien no habrá problemas de abastecimiento en los mercados tanto nacional como a nivel de exportaciones.

No obstante, estas disponibilidades se extrapolan al mes de septiembre, aun cuando desde Infaoliva saben que en ese mes y en octubre dispondrán de otro tipo de aceite que de momento no se pone en el mercado.

Preocupación por los efectos de la sequía ante la próxima campaña pero no tanto por unos precios estables

Hay unas existencias disponibles de 669.336 toneladas, tanto en almazaras con 470.777 toneladas y 198.599 toneladas en envasadores a lo que hay que sumar el aceite en manos del Patrocinio Comunal Olivarero con 24.006 toneladas

Distinto es el panorama en cuanto a la sequía que se está padeciendo, que es más acuciante por las altas temperaturas que se registran en esta fecha, cuando en muchas provincias se está formando el fruto, en otras las necesidades hídricas del olivo son mayores por el crecimiento de la aceituna, y que hace ver con cierta preocupación la próxima campaña.

El aceite de oliva del que disponen, para su puesta en el mercado, el envasador hace que los abastecimientos este garantizados para todos los mercados, ya que estos disponen actualmente de 166.587 tn aceite a granel y de 28.952 tn envasado.

El nivel de precios durante este mes de mayo, al igual que viene siendo habitual en esta campaña está entre los 3.60 euros y los 3.95 euros, aun habiendo determinadas partidas que se han pagado algo más altas.

Sin embargo, desde Infaoliva se destaca que «sí que se observa que el diferencial entre los aceites refinería y los vírgenes extra es mínimo que desde nuestro punto de vista se debe a los escases de producción de esta campaña».

En opinión de Infaoliva y a la vista de los datos proporcionados por la AICA del mes de mayo, «aunque estamos en una campaña escasa, no tiene por qué ser una campaña con tensiones de mercado. Esperemos que el otoño venga cargado de lluvias y que los niveles de precios sigan en la tónica actual de forma que el aceite sea un producto rentable para quien lo produce y un producto de consumo saludable a unos precios razonables».