Los nuevos ecoesquemas sigue siendo el veradero caballa de batalla del sector contra la nueva PAC, como se pudo ver en la reunión del Comité Asesor Agrario de este lunes 26. Por eso, y para tranquilizar a los perceptores de la PAC, El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha dejado claro que no se perderá ni un euro de esos fondos y que el dinero no gastado en los ecoesquemas se destinarán íntegramente a la renta agraria.

En el encuentro con las organizaciones agrarias, Luis Planas volvió a defender los beneficios de la nueva PAC, de la que consideró que es una oportunidad que va a permitir a los agricultores y ganaderos explorar nuevos nichos de mercado y abrir nuevas expectativas comerciales. Además, ha resaltado que las nuevas orientaciones medioambientales y se aplicarán paulatinamente, tras dos años de “periodo de aprendizaje”, para permitir una adaptación gradual.

LA DISCIPLINA FINANCIERA NO AFECTARÁ A LOS PAGOS DE MENOS DE 2.000 EUROS

Así, y como prueba de que no se perderá ni un euro, durante los años 2023 y 2024, todos los fondos no gastados en ecoesquemas, se podrán transferir íntegramente a otras intervenciones. España pasará el dinero no gastado a la ayuda básica a la renta en aras a la flexibilidad lograda y defendida por el ministro durante las negociaciones.

Además de la sostenibilidad medioambiental, la económica y la social de agricultores y ganaderos también están garantizadas, ya que el 60 % de los importes de los pagos directos se destinará a la ayuda básica a la renta, al que es posible sumar el 20% de los ecoesquemas.

Respecto a la limitación de la cuantía máxima que un perceptor puede recibir de la ayuda básica a la renta, denominado también “capping”, los Estados pueden limitarla en 100.000 euros, si bien teniendo en cuenta los gastos de empleo.

En lo que se refiere a los pagos redistributivos (procedentes de la limitación) para hacer un uso más eficiente y más enfocado a los agricultores profesionales, España ha logrado introducir criterios de elegibilidad adicionales al tamaño de la explotación. De esta forma, se podrán concentrar en aquellas personas cuyos ingresos agrarios suponen una parte significativa sobre los ingresos totales en aras de una mayor eficacia de este pago.

La disciplina financiera no afectará a los pagos de menos de 2.000 euros, como solicitaba España para una mayor simplificación de la gestión de la PAC.