Neiker, en el marco del proyecto NITRALDA, ha logrado reducir en un 19% el uso de fertilizantes nitrogenados, utilizando por primera vez en Euskadi la técnica de dosis variable de fertilizante, que permite adaptar la aplicación a las necesidades del cultivo. Esta es una técnica de agricultura de precisión que mediante el uso de mapas de prescripción optimiza y reduce el aporte de fertilizantes a los cultivos sin disminuir su rendimiento.

La reducción del uso de fertilizantes es uno de los puntos claves del Pacto Verde Europeo, el denominado «De la Granja a la Mesa«, en el que se fija el objetivo de reducir el aporte de fertilizantes en un 20% para 2030.

El proyecto NITRALDA, en el que junto a Neiker participan los agricultores Javier Álava y los hermanos Torre, además de las entidades GARLAN S. Coop., Unión Agroganadera de Alava (UAGA) y HAZI Fundazioa, cuenta con financiación del Departamento de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente del Gobierno Vasco y se alinea con su estrategia de digitalización de la agricultura, -sobre todo de pequeñas y medianas explotaciones-, con el que se quiere mejorar la eficiencia y la sostenibilidad de los agroecosistemas.

ESTIMACIÓN DEL RENDIMIENTO DEL TRIGO DE LAS PARCELAS PILOTO

El equipo de Neiker ha desarrollado un modelo capaz de predecir el rendimiento de las parcelas piloto de trigo basándose en datos sobre el estado del cultivo obtenidos del satélite Sentinel-2 (European Space Agency) y en datos de la morfología de las parcelas alojados en Geoeuskadi (www.geoeuskadi.eus).

Para el entrenamiento del modelo, además, se han utilizado los datos provenientes de un monitor de rendimiento, que informa sobre los kilos de grano recolectados en cada zona de la parcela. Una vez entrenado y validado el modelo, se utilizó en tres parcelas piloto (un total de 19 hectáreas ubicadas en Álava) generando tres mapas de rendimiento estimados. Estos mapas se contrastaron con los agricultores y el técnico asesor de GARLAN, de modo que pudieran hacer sus aportaciones y verificar que realmente los mapas se correspondían con la realidad.

Con toda esta información, se definió un mapa de prescripción para cada parcela, generando zonas en las que se aplicarán distintas dosis de fertilizante. Para ser usado, este mapa de prescripción se introduce en el monitor del tractor con el formato indicado por cada fabricante, de modo que la abonadora entienda cuánto fertilizante tiene que aportar en cada zona de la parcela.

Durante los ensayos, y comparándolo con el método tradicional de abonado, en una de las tres parcelas se pudo reducir en un 19% la cantidad de fertilizante nitrogenado aportado.

La tecnología de fertilización variable se ha evaluado utilizando tres conjuntos de monitor más abonadora. En concreto, el sistema Jhon Deere (Javier Alava), Amazone + Trimble (Hermanos Torre) y Khun + Topcom (Neiker).

Para acabar, con el fin de incorporar la técnica de fertilización variable, se ha redactado un manual que recoge los pasos a seguir en las tres combinaciones monitor más abonadora utilizadas.

Este proyecto con una técnica de agricultura de precisión contaba con un presupuesto total de 46.000 euros y se enmarca en la Estrategia de Digitalización de la cadena de valor de la gastronomía y alimentación de Euskadi (Smart Food Country 4.0).