Navarra participa, junto a otras comunidades autónomas y bajo la coordinación del Ministerio de Cultura y Deporte, en la preparación de una candidatura transnacional para que la Trashumancia pueda formar parte de la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de Unesco.

En este marco, según explica el Gobierno Foral en un comunicado, hay que contar con la comunidad portadora y documentar todo el patrimonio relacionado con el bien a declarar.

El acompañamiento y convivencia del equipo de documentación con los pastores y sus acompañantes ha permitido realizar el documental “La Cañada de los roncaleses. Diario de un viaje a Las Bardenas”, sobre la práctica de la trashumancia en el siglo XXI, que se presenta este viernes en Fustiñana.

Este trabajo es el número 57 de la serie que el Museo Etnológico de Navarra “Julio Caro Baroja” ha realizado en colaboración con Eugenio Monesma, director de la productora oscense Pyrene, desde el año 2001.

La labor de documentación ha permitido recoger en imágenes diversos oficios, tradiciones, creencias y ritos o danzas que «conforman el rico Patrimonio Cultural Inmaterial de Navarra, muchos de ellos ya en fase de desaparición”, recuerdan los responsables del museo.

Esta grabación, que se ha realizado durante el mes de septiembre de 2020, “ha contado con la coordinación de Ángel Mari Sanz, pastor de Vidángoz / Bidankoze residente en Fustiñana, y la inestimable participación voluntaria de otros pastores y acompañantes, que junto a un rebaño de unas mil cabezas se desplazan de los pastos de verano a los de invierno”, indican.

Las imágenes y testimonios grabados se han obtenido a lo largo de las ocho jornadas empleadas en cubrir la distancia entre el Pirineo y El Paso, situado a las puertas de Las Bardenas.

La Cañada Real de los roncaleses es la más oriental de las vías de trashumancia navarras. Es un trayecto de 135 kilómetros de Norte a Sur y llega, en su límite, hasta la localidad aragonesa de Tauste.

La trashumancia es una forma de pastoreo, un movimiento estacional y de larga distancia de personas con su ganado (especialmente ovejas, vacas y cabras) entre dos regiones geográficas y climáticas a lo largo de rutas estables.

Los pastores que realizan esta labor tienen un profundo conocimiento experiencial sobre el medio ambiente, el equilibrio ecológico y el cambio climático, ya que es uno de los sistemas de ganadería más eficientes y sostenibles en términos de uso de los recursos naturales y gestión de la tierra.