El Gobierno Foral y la Universidad Pública de Navarra promueven un Erasmus rural para que alumnado graduado pueda realizar prácticas en municipios afectados por la despoblación, una iniciativa con la que se busca favorecer el equilibrio territorial incentivando la llegada de jóvenes y talento a zonas en riesgo de despoblación .

El convenio firmado entre el departamento de Cohesión Territorial, a través de la dirección general de Administración Local y Despoblación, y la UPNA, permitirá que catorce jóvenes graduados, menores de 30 años, reciban una formación integral a través del título propio de esta universidad “Diploma de especialización en competencias transversales profesionales: TalentUpna” y realicen una práctica formativa que contará con una ayuda al estudio.

Las estancias en este Erasmus rural, de cuatro meses, se llevarán a cabo en entidades públicas o privadas que desarrollen proyectos en poblaciones afectadas por la despoblación, dentro del programa “Raíces/Sustraiak”.

Este programa tiene por objeto contribuir al reequilibrio territorial incentivando la llegada de capital humano a los espacios despoblados y al mismo tiempo dar a la juventud la oportunidad de conocer los pueblos, el ámbito rural, mediante un proceso de inmersión y que puedan plantearse la posibilidad de establecerse en él una vez finalizadas sus prácticas.

El Gobierno de Navarra financiará este programa con un máximo de 60.550 euros y la UPNA contará para su desarrollo con la Fundación Universidad-Sociedad.

ESTA COLABORACIÓN ABRE «NUEVAS VÍAS PARA EL DESARROLLO DE MUNICIPIOS EN RIESGO DE DESPOBLACIÓN A TRAVÉS DEL TALENTO JOVEN”

El director general de Administración Local y Despoblación, Jesús María Rodríguez, y la vicerrectora de Estudiantes, Empleo y Emprendimiento de la UPNA, Cristina Bayona, han sido los encargados de suscribir el convenio que, en palabras del primero, busca «acercar a los jóvenes al mundo rural y llevar el talento a nuestros pueblos».

Por su parte, Bayona ha incidido en esta colaboración abre «nuevas vías para el desarrollo de municipios en riesgo de despoblación a través del talento joven, mostrando nuevas realidades y posibilidades al alumnado y estableciendo el marco para incrementar el arraigo, el impacto social y la creación de empleo».

Este acuerdo, que se enmarca en el Plan Reactivar Navarra / Nafarroa Suspertu 2020-2023, el Erasmus rural es una de las actuaciones que pone en marcha el Ejecutivo foral dentro de la Estrategia del Reto Demográfico.

Asimismo, esta iniciativa forma parte del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia: 130 medidas contra el reto demográfico, elaborado por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico y aprobado por el Consejo de Ministros el pasado mes de mayo, señala el Ejecutivo que apunta que Navarra será una de las primeras comunidades donde se pondrá en marcha.

En la Comunidad Foral uno de cada cuatro municipios se encuentra en riesgo extremo de despoblación, un total de 76 de los 272 municipios de la Comunidad Foral, según datos de la dirección general de Administración Local y Despoblación. Se sitúan, principalmente, en las comarcas de Pirineo, Prepirineo, Sangüesa, Zona Media, Tierra Estella y Larraun-Leizaldea.

Si se tiene en cuenta cualquier nivel de despoblación (riesgo extremo, intenso, importante, declive intenso o moderado), un total de 174 municipios, todos ellos en zonas rurales, están en riesgo.

Por zonas, destaca la Comarca del Pirineo, en riesgo extremo en su totalidad, salvo Ezcároz / Ezkaroze, Auritz / Burguete y Garralda, que están en riesgo intenso. La Comarca de Prepirineo está en riesgo extremo a nivel de todos sus municipios excepto Aoiz / Agoitz, Monreal / Elo y Urroz-Villa, que no son municipios en riesgo.

La mayor parte de los municipios de la Comarca de Sangüesa, Zona Media, Tierra Estella y Larraun-Leizaldea, también se encuentran en riesgo de despoblación y en riesgo hay poblaciones en las Comarcas de Baztan-Bidasoa y Sakana, aunque en menor número y riesgo más bajo.