Nace el grupo operativo LegSapiens, un proyecto innovador coordinado por UPA para aumentar la producción nacional de leguminosas para consumo humano: un cultivo lleno de ventajas.

 Las leguminosas de consumo humano son una de las bases de la Dieta Mediterránea. Es una realidad en la que todos los expertos en nutrición están de acuerdo: La población debe consumir más legumbres. Un alimento tan tradicional como nutritivo y exquisito desde el punto de vista gastronómico. España tiene potencial para producir más leguminosas, en cantidad y variedad. En ese contexto nace el grupo operativo LegSapiens, coordinado por la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) y cuyos socios son Aprose, OCT, Cinca Group, Imidra, Itagra.CT, ASG, y la Universitat de Lleida-Agrotecnio CERCA Center.

El proyecto innovador trabajará para dar a los agricultores las claves que necesitan para cultivar leguminosas de consumo humano como judías, habas, lentejas, garbanzos e incluso soja. Según los socios del Grupo Operativo, las leguminosas para consumo humano son un cultivo “lleno de ventajas”, y España debe incrementar su producción para satisfacer sus necesidades alimenticias.

Europa y el mundo quieren más legumbres. Por eso la Unión Europea potenciará su cultivo en la nueva Política Agraria Común, fomentando prácticas como la rotación de cultivos, y la ONU declaró recientemente el Año Internacional de las Legumbres, reconociendo así la importancia de este tipo de alimentos.

ESCASA PRODUCCIÓN DE LEGUMINOSAS; MÁS DIVERSIDAD, MÁS RENTABILIDAD

Durante las últimas décadas, muchas tierras de cultivo se han dedicado a alimentos como la cebada, el trigo o el maíz, siendo escasa la presencia de otros cultivos como las leguminosas. El proyecto que ahora comienza tiene como principal objetivo el de mejorar la viabilidad de las explotaciones agrarias dedicadas a la producción de cultivos herbáceos de amplias zonas del territorio nacional, sobre todo de la zona centro y los valles del Duero y del Ebro, con distintas actuaciones en función de las zonas productivas.

Las leguminosas para consumo humano no solo son beneficiosas para la salud de la población, también lo son para el medio ambiente, pues está demostrado que su cultivo mejora la fertilidad de los suelos, incrementando la materia orgánica de los mismos, al tiempo que mejoran la diversificación de las explotaciones agrícolas, haciéndolas más resilientes. El proyecto trabajará para ayudar a los agricultores a resolver las dificultades agronómicas y comerciales de la producción de leguminosas mediante la introducción de técnicas innovadoras.

El G.O. LegSapiens trabajará con agricultores de las zonas referidas realizando cultivos de leguminosas y analizando después su productividad, el estado de los suelos, los costes de producción y la rentabilidad obtenida. También se investigarán variedades que resulten interesantes para los agricultores y los consumidores, proponiendo soluciones tanto a problemas agronómicos como de comercialización.