El decano del Colegio de Economistas de Murcia, Ramón Madrid, ha dicho este viernes 18 en el Palacio de San Esteban que en el supuesto del cierre del trasvase del Tajo al Segura la pérdida de empleos en la Región será de 45.000 personas y una pérdida de producción de 1.740 millones de euros, así como una reducción del Valor Añadido Bruto (VAB) de 802 millones.

Madrid ha hecho estas declaraciones después de presentar al presidente de la Comunidad, Fernando López Miras, un estudio sobre la estimación del impacto económico del agua de ese trasvase de la Cátedra de Competitividad del citado colegio, la Universidad de Murcia y la Universidad Politécnica de Cartagena.

Por su parte, el presidente del Sindicato Central de Regantes del Tajo-Segura, Lucas Jiménez, presente en la presentación del trabajo, advirtió que ocurrirán tales pérdidas como consecuencia de la propuesta que el próximo lunes dará a conocer el ministerio para la Transición Ecológica, de Teresa Ribera, sobre el incremento de los caudales ecológicos en la cuenca del Tajo.

Jiménez criticó la «opacidad» del ministerio en este asunto, al tiempo que lamentó el hecho de que una vez que se conozca la propuesta será muy difícil cambiarla, «pero trataremos, con toda la maquinaria que tenemos» de que se escuchen argumentos técnicos como los que plantea este tipo de estudios.

El consejero de Agricultura de la Región de Murcia, Antonio Luengo, subrayó que no hubo una reunión para abordar este asunto como se le había solicitado a Ribera, y remarcó que en todo momento se ha querido «tender puentes y encontrar puntos de unión» con el ministerio en lo que considera que se trata de un problema de Estado.

A su juicio, estamos en un momento clave porque el lunes Ribera presentará la nueva planificación hidrológica y ello condicionará e indicará cual va a ser el futuro de la Región porque incluirá los caudales ecológicos en el Tajo.

SI SE CIERRA EL TRASVASE, DESAPARECERÁ EL 59 % DE LA AGRICULTURA MURCIANA «Y 45.000 PERSONAS DE NUESTRA REGIÓN IRÍAN AL PARO”

«Estamos en un momento de máximo desafío», agregó, y explicó que «hay una hoja de ruta que nos ha ido visibilizando el ministerio de manera continua, dando diferentes pasos sobre el trasvase, y lo que lamentamos es que hayan capaces de valorar tan siquiera el alcance de las consecuencias de las medias que están planteando».

Si se cierra el trasvase, según el estudio de la cátedra de Competitividad de la UMU-UPCT, desaparecerá el 59 % de la agricultura murciana «y 45.000 personas de nuestra región irían al paro, lo que supone niveles de desempleo de la época de mayor crisis económica».

Por zonas, desaparecería el 80 por ciento de la agricultura del campo de Cartagena, el 47 % en Mula, 44 % en Lorca y valle del Guadalentín, 56 % en las Vegas Media y Alta, y 61 % en el Levante y Vegas Bajas.

«¿Cómo puede una región soportar un ataque de esta magnitud?», se preguntó el consejero murciano, quien anunció la presentación de alegaciones y recursos judiciales, así como la aportación de estudios sobre la materia, «para aportar conocimiento frente a medidas alejadas del conocimiento y basadas únicamente en un criterio sectario, ideológico y partidista».

El presidente del consejo de dirección de la cátedra de Competitividad, Ramón Madrid, recordó que 74.000 personas viven del sector agrícola regional que depende del trasvase, que en su conjunto representa el 6,9 % de la producción nacional, y sus exportaciones de frutas y hortalizas suponen el 18 por ciento estatal.