El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) ha confirmado la prohibición de pasar borregos a Ceuta y Melilla desde Marruecos por el brote de fiebre aftosa declarado en ese país y ha considerado «imprescindible adoptar todas las medidas preventivas necesarias» para «no exponer» la ganadería española a «riesgos que se pueden evitar»

El informe, elaborado por la Dirección General de Sanidad de la Producción Agraria del Magrama, al que ha tenido acceso Efe, responde a un escrito de la diputada de Coalición por Melilla (CPM) y vicepresidenta segunda de la Asamblea, Dunia Almansouri, sobre la prohibición de entrada de animales vivos en Melilla desde Marruecos.

si se declarara un foco de esta enfermedad en Ceuta o en Melilla, España perdería el status de Libre de Fiebre Aftosa

El Magrama argumenta esta medida al señalar que si se declarara un foco de esta enfermedad en Ceuta o en Melilla, España perdería el status de Libre de Fiebre Aftosa que tiene desde hace 30 años y eso tendría «consecuencias dramáticas» para el sector por el fin de las exportaciones para las producciones ganaderas de toda España.

Por ello, considera «una opción factible y alternativa» la compra de borregos procedentes de áreas donde no haya riesgo de fiebre aftosa y que «estén permitidos los intercambios de animales vivos, como podrían ser los procedentes de explotaciones de la Península», dada su proximidad.

El Ministerio recuerda que los musulmanes que viven en la Península, Ceuta y países como Libia, Argelia o Túnez «se abastecen de corderos vivos criados en la Península», y otros países musulmanes, como Emiratos Árabes, «importan carne de corderos de la Península» que «podrían cumplir con las especificaciones del Aid El Kebir».