Clamor entre los regantes y agricultores del sur de la Comunitat Valenciana y Región de Murcia por el futuro del trasvase Tajo-Segura durante una concentración con tractorada y reparto de ocho toneladas de naranjas en el centro de la ciudad de Alicante en la que se reivindicó agua de calidad, precios justos y futuro para el campo levantino.

Esta acción de protesta ha contado con numerosa presencia de los partidos políticos valencianos y murcianos, como los presidentes de la Región de Murcia, el popular Fernando López Miras, y de la Diputación alicantina y del PPCV, Carlos Mazón, así como con la consellera valenciana de Agricultura (Mireia Mollà, de Compromís) y de Innovación (Josefina Bueno, del PSPV-PSOE), además de portavoces de los partidos políticos en Les Corts Valencianes: Ana Barceló (PSPV); Ruth Merino (Cs); y Ana Vega (Vox), y numerosos alcaldes afectados.

Con el lema «Defendamos Tod@s la Huerta de Europa» convocados por el Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura (SCRATS) y ASAJA Alicante, la concentración se ha desarrollado a partir de las 11 horas frente a la Subdelegación del Gobierno y ha incluido el reparto de ocho toneladas de naranjas ecológicas traídas desde el sur de la provincia y que no tenían sitio en el mercado a causa de la fruta que ha llegado a la UE de Egipto, tras cerrarse para este país el mercado ruso por la invasión de Ucrania.

El presidente de la Región de Murcia, Fernando López Miras, ha lamentado que no estuviera en este acto reivindicativo de Alicante su homólogo de la Comunitat Valenciana, el socialista Ximo Puig, al que ha exigido «valentía» para que ambas autonomías establezcan una «hoja de ruta común» frente al Gobierno central en defensa del trasvase Tajo-Segura.

Desde Valencia, el president de la Generalitat, Ximo Puig, ha defendido sobre el Tajo-Segura que su gabinete está «por las soluciones» mientras que «otros están por buscar en el agua una bandera de enfrentamiento y para sacar rédito electoral» mediante confrontaciones que ha calificado de «estériles».

APUESTAN POR AGUA DE CALIDAD Y RECHAZAN LA DESALADA: PUEDE SER UN «COMPLEMENTO, PERO NO PUEDE SER UNA ALTERNATIVA PORQUE ES CARA Y CONTAMINA»

Al mediodía, Andreu, Lucas Jiménez, presidente del SCRATS; Javier Berenguer, presidente de Riegos de Levante Margen Izquierda; José Andújar, presidente de Riegos de Levante Margen Derecha y Ángel Urbina, presidente de la Junta Central de Regantes del Vinalopó, han entrado al edificio de la Subdelegación para hacer entrega de dos escritos a la subdelegada, Araceli Poblador. En una breve reunión, Andreu ha explicado la carta dirigida a Luis Planas, ministro de Agricultura, mientras que Jiménez ha hecho lo propio con el texto remitido a la ministra de Transición Ecológica, Teresa Rivera.

El presidente de Asaja-Alicante, José Vicente Andreu, ha sido uno de los que ha puesto voz al colectivo de regantes y ha sostenido que la desalinización esgrimida desde las autoridades de Castilla La Mancha para paliar la pérdida de caudales del trasvase es «un complemento, pero no puede ser alternativa» al Tajo-Segura puesto que es «cara» y «altamente contaminante», por lo que exigen un agua de calidad.

El agua desalada «tiene un precio que los agricultores no podemos pagar», ya que los regantes valencianos y murcianos tienen que competir con todos los «del mundo y no con estos precios».

Una hora antes, la protesta empezaba a reunir a decenas de agricultores y vecinos. Numerosos representantes políticos han acudido a la concentración en reivindicación de agua, precios justos y futuro para el campo. Entre ellos, Fernando López Miras, presidente de la Región de Murcia; Mireia Mollà, consellera de Agricultura de la Generalitat Valenciana, Carlos Mazón, presidente de la Diputación de Alicante; Ana Barceló, síndica del PSOE en las Cortes Valencianas; Luis Barcala, alcalde de Alicante o Carlos González, primer edil de Elche. Numerosos representantes municipales de la provincia han hecho acto de presencia en la protesta así como cargos de todos los partidos con representación parlamentaria.

Los convocantes han reunido una treintena de tractores para flanquear la concentración y han volcado un remolque con 7.000 kilos de naranjas en protesta por el recorte del trasvase Tajo-Segura, la venta a pérdidas a la que están abocados los productores y los acuerdos con países que incumplen los requisitos comunitarios de producción que impiden la viabilidad comercial de los productos regionales. Además, la organización ha repartido bolsas de naranjas para los vecinos que han acudido a prestar apoyo a la concentración.

Tras la entrega de cartas, los portavoces de las entidades agrarias han pronunciado breves discursos para anunciar nuevas movilizaciones y agradecer el importante respaldo de la ciudadanía. «Hoy será un gran día si damos por superadas las rencillas políticas a cuenta del agua. No queremos ni agua para todos ni agua para siempre, queremos simplemente agua. El agua es transparente, no tiene color. Ni es roja ni azul, nadie puede hacer política con ella», ha declarado Andreu en un momento muy aplaudido de su parlamento. «No obstante, hay que señalar expresamente que quienes están derogando el trasvase Tajo-Segura para el regadío e imponiendo una política de la mitad de agua al doble de precio tienen nombre y apellidos y que están en el MITECO del Gobierno de España», ha afirmado Andreu en el acto.

También ha intervenido Javier Berenguer, quien ha reclamado al Gobierno que recuerde que los agricultores «producen alimentos, no joyas», en alusión al carácter esencial del sector. Ángel Urbina ha hecho un llamamiento para garantizar el riego del trasvase Júcar-Vinalopó mientras que Pepe Andújar ha apelado  a los 47 diputados alicantinos «a dar la cara en Madrid» por la viabilidad del sector primario de la provincia.

Ha cerrado las intervenciones Lucas Jiménez, quien ha asegurado que «esto no es una decisión de cambio climático», sino un «recorte político». «Va a haber drama social para satisfacer a Garcia Page porque grita más. Pedimos agua para nuestro futuro», concluyó el presidente del SCRATS.

ADVIERTEN DE QUE CON ESTE NUEVO PLAN HIDROLÓGICO NACIONAL «MÁS DE 40.000 PERSONAS VAN A IR AL PARO»

Para los agricultores del sureste, «el problema fundamental es la nula depuración del agua que viene de Madrid, ahí es donde se tiene que centrar el Gobierno», un argumento que comparte el presidente del Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura, Lucas Jiménez, quien también ha lamentado que «en ninguna parte del país se han elevado caudales ecológicos» como ha ocurrido con el Tajo.

Ha advertido de que con este nuevo Plan Hidrológico Nacional «más de 40.000 personas van a ir al paro», así como que el Ministerio «parece que está dispuesto a asumir la desaparición del verde de una de las zonas más áridas de Europa».

Otro de los políticos que ha participado de forma activa en la concentración ha sido el presidente de la Diputación de Alicante y del PPCV, Carlos Mazón, quien en la misma línea de López Miras ha instado al president Puig para que «pierda el miedo» y defienda el agua de calidad «que merece su tierra».

La portavoz del PSPV-PSOE en Les Corts, Ana Barceló, ha afirmado que el trasvase es «irrenunciable» y que su formación lo defenderá «con uñas y dientes» a través del diálogo, una situación que, ha dicho, también harán sus compañeros de Gobierno, Compromís y Unides Podem.

Por Vox, su portavoz en la cámara autonómica, Ana Vega, ha señalado que la formación «no va a dejar sola a los agricultores» y ha reivindicado la interconexión entre cuencas, una situación que ha ratificado el presidente de Vox Murcia, José Ángel Antelo, quien ha expuesto que PP y PSOE «solo buscan rédito localista diciendo una cosa en un sitio y otra en otro».

Además, la síndica de Cs en Les Corts, Ruth Merino, ha insistido en que el PSOE «se pone de perfil ante un problema como este» y ha aseverado que el problema «es por el bipartidismo», reclamando un agua de calidad para la región