El presidente del Grupo de Trabajo de Salud y Bienestar Animal del Comité de Organizaciones Agrarias y Cooperativas comunitarias (Copa-Cogeca) en Bruselas, Miguel Ángel Higuera, ha sido reelegido en su cargo tras las elecciones celebradas para la presidencia del grupo.

En un comunicado emitido este martes, la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (ASAJA) ha detallado que la reelección de Miguel Ángel Higuera como presidente de este grupo de trabajo ha sido la tercera consecutiva desde su nombramiento en 2017.

Higuera desempeña el puesto de director de la Asociación Nacional de Productores de Ganado Porcino, (Anprogapor) y es representante de Asaja en la «defensa de los ganaderos españoles y europeos», ha anotado la organización.

En cuanto a las medidas que van a llevar a cabo, Asaja ha adelantado que, en el «corto plazo», se va a presentar la propuesta de modificación de la normativa de bienestar en el transporte y seguirán trabajando en las normativas de bienestar animal en granja.

En el corto plazo, se va a presentar la propuesta de modificación de la normativa de bienestar en el transporte (15 de diciembre) y se sigue trabajando en las normativas de bienestar en granja, sacrificio y etiquetado en bienestar animal que muy presumiblemente se van a posponer hasta la elección de la siguiente Comisión y el nuevo Parlamento Europeo en 2024. Desde este Grupo de Trabajo se ha hecho un buen trabajo analizando el impacto que las diferentes opciones legislativas pueden tener sobre los ganaderos europeos y se está a la espera que se presenten los estudios de impacto realizados por la Comisión para verificar si son coherentes y proporcionados.

Para los dos próximos años de este mandato este Grupo va a priorizar sobre los aspectos de control de enfermedades: PPA, IAAP, LA, EHE…. y especialmente en los aspectos de bienestar animal. Para ello desde la Presidencia se propone tomar una posición como ganaderos europeos donde se valore no solo las mejoras de bienestar animal sino el impacto económico de las mismas, la competitividad de los productores europeos y la protección frente a productos importados de terceros países sobre los que habría que exigir las mismas condiciones de producción, transporte y sacrificio.

En suma, según ASAJA, «dos años complejos, legislativamente hablando, donde la voz de los productores debe ser escuchada en todos los estamentos de Europa».