Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos cree que el debate político sobre los precios de la alimentación se ha planteado mal desde el principio y que «hay que huir de la demagogia para abordarlo integralmente desde la mejora del funcionamiento de la cadena alimentaria, con todos los Ministerios competentes e implicando también a la oposición». Por eso mandan un mensaje claro a la clase política: «que se dejen de improvisar y tomen medidas concretas».

Unión de Uniones ha trasladado en estos días a las asociaciones de consumidores su posición acerca de la situación que está sufriendo la sociedad ante una cesta de la compra que no cesa de encarecerse. Así, recientemente, se ha reunido con la CECU, HISPACOOP y FACUA, con quien también ha tratado el proyecto de ley de desperdicio alimentario, en la actualidad en tramitación en el Congreso.

En estas reuniones se ha puesto de manifiesto la necesidad de atacar la presente crisis de forma que no lo soporten únicamente los consumidores y los productores. Para Unión de Uniones el asunto se ha plantado mal desde el principio.

PREOCUPA QUE SE BUSQUEN SOLUCIONES EN LA PARTE FINAL DE LA CADENA ALIMENTARIA, SIN EVALUAR LOS IMPACTOS EN EL SECTOR PRIMARIO

«No se consigue nada lanzando globos sondas sobre intervenir precios para luego hablar de grandes acuerdos y acabar finalmente con recomendaciones de ofertas de cestas de productos básicos, donde cada cadena hace lo que más le interesa y más perjudica a la competencia».

La organización considera que, si el Gobierno tiene voluntad de tomar cartas en el asunto, debería haberse planteado desde todos los Ministerios concernidos tras consultar a todos los agentes de la cadena y los consumidores. «Con mensajes a caballo entre la buena voluntad, la improvisación, la ocurrencia y la demagogia no adelantamos nada», añaden.

La organización agraria ha mostrado a las asociaciones de los consumidores su preocupación a la hora de buscar soluciones en la parte final de la cadena alimentaria, sin evaluar los impactos que pueden trasladarse hasta el sector primario.

En este sentido Unión de Uniones ha explicado las ineficiencias de la cadena alimentaria y cómo se han visto incrementados los costes para los agricultores y ganaderos desproporcionadamente al aumento de precios, reduciendo los márgenes en origen, mientras se acentúa la brecha con los precios al consumidor.

Unión de Uniones opina que la idea inicial de topar precios de una lista de determinados productos estratégicos, prevista en la Ley de Ordenación de Comercio Minorista, tendría que superar inconvenientes importantes de las autoridades de competencia.

En las reuniones se ha coincidido en que uno de los principales orígenes del problema está en el precio de la energía que lastra todos los costes de producción. La organización estima que es donde, seguramente, el Gobierno debería intervenir con mayor decisión. Por eso pide a la clase política que «que se dejen de improvisar y tomen medidas concretas»

Unión de Uniones ha trasladado también su posición sobre la ley de desperdicio alimentario, de la que, en el estado actual, el sector primario debería quedar fuera.

«Es desproporcionado totalmente meter a todo el sector primario, sin ningún tipo de distinción, en un nuevo lío de más exigencias y gastos cuando ni siquiera tenemos datos en España de si hay un problema en la fase de producción, ni cómo es, ni de cuál es su magnitud», concluyen, a la vez que insisten en que se dejen de improvisar.