Unión de Uniones ha abierto un ciclo de reuniones tanto con asociaciones de la distribución, como con las principales firmas para buscar implicaciones entre los principales operadores y corregir los desequilibrios de la cadena agroalimentaria, que perjudican sobre todo a los agricultores y ganaderos. Y ha mandado un mensaje muy claro: “El sistema agroalimentario no puede sostenerse sobre unos precios en origen permanentemente tensionados a la baja”.

Unión de Uniones recuerda que este miércoles, día 22, la Comisión de Agricultura del Congreso abordará las enmiendas al proyecto de revisión de la Ley para mejorar el funcionamiento de la Cadena Alimentaria. En este contexto y, con una situación crítica para agricultores y ganaderos que no alcanzan ni a cubrir sus costes de producción en sectores básicos para la alimentación, la organización ha planteado esta problemática en sendas reuniones mantenidas hasta ahora con ASEDA, ANGED y Mercadona. La organización tiene previsto también reunirse con ACES, así como con Lidl y espera cerrar encuentros próximamente con otras importantes empresas de la distribución para dejar claro que no se puede seguir con unos precios en origen permanentemente tensionados a la baja.

Unión de Uniones considera que el sistema agroalimentario no puede sostenerse sobre unos precios en origen permanentemente tensionados a la baja y así se lo ha trasladado a los representantes de la gran distribución, poniendo como ejemplo el sector lácteo. “Cada día hay ganaderos que tiran la toalla porque no aguantan más”, señalan y recuerdan que cada año dejan su explotación unos 1.000 activos y que la destrucción del tejido productivo “es malo para toda la cadena, para el medio rural y para todo el país”.

PIDEN UNA LEY NO SOLO PARA PERCIBIR PRECIOS SUPERIORES LOS COSTES SINO “HAY QUE INCLUIR MEDIDAS QUE FAVOREZCAN LAS CONDICIONES PARA ELLO”

Unión de Uniones ha explicado que la Ley de la cadena alimentaria debería servir para que todos sus actores puedan mantener su actividad, fundamental para el abastecimiento alimentario, en parámetros rentables y de estabilidad, pero “hasta ahora, no ha sido así, al menos para los productores”, que sufren unos precios en origen permanentemente tensionados a la baja.

La organización considera, y así lo está haciendo llegar a la gran distribución y también a los grupos parlamentarios en estos días, que la definición en la Ley de la posición de dominio y la prohibición de la reventa a pérdidas son herramientas imprescindibles para que la Ley cumpla su objetivo. “No se trata simplemente de poner en una ley que debemos percibir precios superiores a nuestros costes” opinan, “hay que incluir medidas que favorezcan las condiciones para ello”. Por eso apela a todos los grupos políticos que apoyen la inclusión de estas dos medidas en la ley “o será una norma fallida, como hasta ahora”.

En este sentido, la organización ha apuntado que la gran distribución así como la rama industrial, tienen una responsabilidad clara en el buen funcionamiento de la cadena. “Los agricultores y ganaderos también debemos hacer bien nuestro trabajo y producir lo que la sociedad nos pide y como nos lo pide” señalan “pero no cabe duda que nuestra capacidad para influir, equilibrando o distorsionando, la cadena es minúscula en relación a la agroindustria y distribución”.

Unión de Uniones reclama por lo tanto un ejercicio responsable de esa capacidad y la complicidad de todos los agentes en beneficio común.

Por otra parte, Unión de Uniones estima que, existen otras importantes cuestiones que abordar también en materia de consumo, de defensa de nuestras producciones e información al consumidor que exigen de una colaboración de todas las partes.