La obligación de cotizar como autónomo todo el que tenga ingresos por su explotación agraria es  «atropello sin precedentes» del Gobierno de España a la agricultura familiar. Así de rotundo se muestra el secretario general de UPA en Andalucía y Jaén, Cristóbal Cano, a la hora de valorar la disposición sexta incluida en el Real Decreto 15/2020 de 21 de abril sobre medidas urgentes complementarias para apoyar la economía y el empleo, aprobada en el marco de la pandemia para flexibilizar las cotizaciones. «Cuando leímos la legislación el año pasado no dábamos crédito y esperábamos estar equivocados. Pero hoy tenemos que denunciar que esta normativa está vigente y que en la práctica se traduce que cualquier persona que tenga ingresos por su actividad agraria tiene que cotizar obligatoriamente como autónomo. Se trata de una decisión tremendamente grave que golpea de forma directa a la línea de flotación de los más vulnerables, de las explotaciones familiares que tienen el campo como un complemento de su actividad y que perjudica la economía de nuestro medio rural. Es un atropello y un sinsentido sin precedentes», critica Cristóbal Cano.

Desde UPA han tenido una «actitud proactiva» en busca de la reversión de esta disposición normativa. Tanto es así que en los dos últimos meses se han mantenido reuniones con diversos subdelegados e incluso con el delegado del Gobierno en Andalucía, Pedro Fernández, en las que se comprometieron a tramitar una solución que no ha llegado.

«La legislación está vigente y la Inspección de Trabajo comenzará a aplicarla. Esto implica que toda persona que tenga ingresos por su actividad agraria esté obligado a pagar de su cartera un sello de autónomo, independientemente de si ya cotiza en el régimen general. El caso más sangrante es el del colectivo de trabajadores agrarios por cuenta ajena, que con la aplicación de esta normativa pasaría al régimen de autónomo con la consiguiente pérdida de cualquier tipo de prestación por desempleo (renta agraria o subsidio). Pedimos que se reflexione y se corrija esta situación, porque queremos pensar que quien redactó la disposición no sería consciente, en su momento, de la repercusión que la medida tendría en Jaén y en Andalucía. Pero es de sabios rectificar y modificar este atropello a la agricultura más vulnerable, que es la familiar», reclama Cristóbal Cano.

El secretario general de UPA en Andalucía y Jaén explica: «Por tener 1 euro de ingreso de la actividad agraria tienes que cotizar como autónomo. En Jaén hay 83.000 perceptores de la PAC que ingresan menos de 5.000 euros, lo que supone un complemento para su actividad laboral. En la práctica, por tener esos ingresos agrarios, están obligados a cotizar un sello de autónomo en el SETA que oscila entre 200 y 240 euros. Lo que es inadmisible es que el Gobierno de España meta en el mismo saco a todos por igual. No tiene lógica alguna porque se trata de personas cuyas explotaciones no les dan para vivir al 100 por cien, sino que les sirven de complemento. Es una aberración sin precedentes y si no se modifica puede tener unas consecuencias tan graves como que esa parte del sector, que por su pequeña dimensión no puede sustentar una cotización tan elevada, sufran un gasto extra de entorno a los 3.000 euros anuales cuando, además, en muchos casos ya estás cotizando por otra actividad. Eso significaría que más de 80.000 explotaciones estarían en riesgo de vulnerabilidad o cese, bien por arrendamiento o por venta, porque no podrían asumir este coste adicional», concluye Cristóbal Cano.