Aunque a menudo se arremeten contra el sector asegurando que la ganadería y la producción cárnica es la gran causante de la contaminación, el 44,2% de los encuestados considera que reducir el consumo de carne no tendrá una influencia en el cambio climático. Es más, casi el 91% de los encuestados piensa que existen otras actividades que tienen un impacto mucho mayor.

El transporte, la industria, los desplazamientos individuales en vehículos, la calefacción, el aire acondicionado, el carbón, las basuras, el petróleo, la minería, industria textil, combustibles fósiles, la tecnología, los plásticos de un sólo uso y el no consumo local son para los encuestados actividades que contaminan mucho más que la ganadería y la producción cárnica.

Estos resultados surgen del Grupo Alimentario de Innovación y Sostenibilidad (GIS), que ha desarrollado una encuesta para evaluar y analizar en modo general el conocimiento de los consumidores ante los productos veganos.

MÁS DE UNO DE CADA DOS PERSONAS CREE QUE LA PROMOCIÓN DE PRODUCTOS VEGANOS DESPRESTIGIA EL TRABAJO DE LOS GANADEROS Y LA GANADERÍA

Mientras que para un 21,1% de los encuestados utilizar denominaciones propias de productos cárnicos y aplicarlas a productos veganos está bien visto, para más de la mitad de las personas encuestadas (56,2%) es una práctica de mal gusto.

A su vez, el 57,8% considera que la promoción y comunicación que hacen las empresas y organizaciones que representan a estos productos desprestigian el trabajo de los ganaderos y la ganadería, frente a un 35,4% que afirma no tener impacto alguno.

Aunque el 67% de los encuestados afirman consumir productos veganos, todavía hay un 14% que desconoce el hecho de que muchos productos veganos utilizan un gran número de componentes tecnológicos para emular el sabor y textura. Además, el 80% de los encuestados también afirman conocer que una dieta vegana puede suponer una mayor complejidad a la hora de no caer en deficiencias nutricionales que afecten a nuestra salud, como por ejemplo la carencia de vitamina B12, solamente disponible en alimentos de origen animal.

La encuesta extrae que en general los productos veganos no consiguen la textura ni el sabor deseados por los consumidores, dándoles un valor más negativo que positivo en estos aspectos, si bien es cierto que como hemos mencionado anteriormente, el precio es valorado significativamente como bastante elevado por más de la mitad de los encuestados.

La encuesta ha sido realizada a más de 300 personas, de los cuales el 55,5% de los encuestados han sido mujeres, mientras que el 44,5% han sido hombres. En cuanto al rango de edad, casi la mitad de los encuestados tienen una edad comprendida entre los 45 y 60 años (42,9%), mientras que el 40,9% tiene entre 25 y 45 años y sólo el 12% tiene más de 60 años. En cuanto al nivel de estudios, el 92,9% posee un nivel de estudios universitario, y si atendemos al lugar de residencia, el 75% de los encuestados viven en la ciudad, mientras que el 25% reside en un pueblo.