El rector de la Universidad de Santiago de Compostela, Juan Viaño Rey, y el presidente del Grupo Aresa, Álvaro Rodríguez Eiras, firmaron esta mañana en el salón rectoral del Colegio de San Xerome un convenio de colaboración para impulsar conjuntamente la edición de 2016 del Premio Aresa de Desarrollo Rural. Los acompañó en el acto el vicerrector de Coordinación del Campus de Lugo, Javier Bueno Lema.

Con este acuerdo se inician los preparativos de otra convocatoria de este galardón con el que la USC y Aresa vienen reconociendo aquellas iniciativas llevadas a cabo por entidades, empresas, grupos de investigación y personas en general a favor del desarrollo del sector primario.

en esta distinción se valora especialmente la generación de riqueza y empleo en el campo

El Premio Aresa, de gran tradición en Galicia, está dotado con 10.000 euros y cuenta con un jurado profesional del que han formado parte rectores de distintas universidades con una orientación agraria, como, por ejemplo, las de Barcelona, Córdoba, Salamanca o Trás-os-Montes y Alto Douro, lo que les otorga a los ganadores prestigio y difusión.

En su palmarés figuran el profesor Javier Guitián, el Aula de Productos Lácteos o la Facultad de Veterinaria, dentro del campo académico; personalidades como Xosé Manuel Rodríguez Silva, ex-director general de Agricultura de la Comisión Europea; firmas como Ingapan, Champivil, Alibós o Agroamb; consejos reguladores de denominaciones de origen y de indicaciones geográficas protegidas, como la IXP Ternera Gallega y las DO Ribeira Sacra y Queso San Simón da Costa; y modelos de asociacionismo, como la Asociación Nacional de Criadores de Gando Vacún Selecto de Raza Rubia Galega o la SAT Montes de Trabada, entre otros.

En la concesión de esta distinción se valora especialmente la generación de riqueza y empleo en el campo, así como la aplicación productiva de nuevas tecnologías y de la I+D+i, en la búsqueda de la rentabilidad económica y del bienestar social en la ejecución de las actividades agrícolas, ganaderas y forestales para que el campo sea una buena oportunidad laboral y vital para las próximas generaciones.