La Guardia Civil ha abierto una investigación a un hombre de 77 años, propietario de una explotación ganadera del municipio salmantino de Sando de Santa María, tras aparecer muertas 22 vacas y tener a otras 59 sin comer, según ha notificado este viernes 29 la Comandancia de Salamanca.

El pasado día 19, efectivos del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil detectaron una explotación ganadera en la que había 22 reses de vacuno muertas y otras 59 «en estado de severa inanición» y se determinó que la causa se debía a «la insuficiencia en la alimentación y el negligente cuidado veterinario».

Según la nota de la Guardia Civil, la investigación ha concluido en que el propietario de los animales, el referido hombre de 77 años, cesó de «forma consciente en proporcionar una alimentación proporcionada al número y tipo de los animales de la explotación, lo que desembocó en la muerte de las reses tras un periodo intenso de agotamiento e inanición».

Como consecuencia, se ha abierto una investigación al dueño de la explotación ganadera como supuesto autor de los delitos de abandono y maltrato animal.

Según fuentes del sector, el enfado de los ganaderos es tremendo porque «este tipo de maltrato animal se convierte en un maltrato para todo el sector, porque imágenes como éstas dañan a todos los ganaderos que hacen bien su trabajo».