Las comunidades de Madrid y Baleares son las únicas de España que no tienen registradas explotaciones agrícolas de titularidad compartida desde que el Gobierno aprobó en 2011 una normativa (Ley 35/2011) para visibilizar el trabajo en el campo de las mujeres.

Según el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), hasta junio de 2021 el Registro de Explotaciones Agrarias de Titularidad Compartida (Reticom) contaba con 871 altas, de las que 121 se han formalizado en el primer semestre de este ejercicio.

En contrapartida a Madrid y Baleares, Castilla y León, con 372 altas, Castilla-La Mancha (207), Extremadura (85), La Rioja (45), País Vasco (44) y Andalucía (27) encabezan la lista; por provincias, destaca el número de registros en León (129), Ciudad Real (63), Cuenca (53) y Salamanca (51).

Las últimas altas registradas entre abril y junio de este año se han producido en Extremadura (27), Castilla y León (23), Castilla-La Mancha (11), Navarra (3), La Rioja (2) y País Vasco (1).

Las mujeres representan más de un tercio de las personas que trabajan en las explotaciones agrarias familiares pero, en la mayor parte de los casos, tan sólo los hombres figuran como titulares de las explotaciones mientras que ellas aparecen como cónyuges en la categoría de «ayuda familiar», según el MAPA.

La normativa aprobada en 2011 tenía como objeto paliar esta situación de desigualdad e invisibilización del trabajo de las mujeres rurales en el sector agrario y las consecuencias negativas que de ella.

Para ello, la ley establece ventajas a la hora de acceder a la condición de explotación prioritaria, un trato preferente en las bases reguladoras de las subvenciones estatales y el acceso preferente de los cotitulares a actividades de formación y asesoramiento agrícola.

Cabe recordar que la directora de la Oficina Nacional de Titularidad Compartida-AGROTC, creada por AMFAR, Mariani Fuentes, ha destacado recientemenbte que la Titularidad Compartida de las Explotaciones Agrarias necesita medidas reales para convertirse en una herramienta perfecta para combatir la despoblación y dar soluciones a la España vaciada.