Esta misma semana el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ponía sobre la mesa su solución al conflicto del vino español en Francia: la creación de un comité mixto hispano-francés para hablar del tema y buscar una salida a los ataques que sufren los caldos españoles en el país vecino. La respuesta de los viticultores galos ha sido clara, al asaltar otro supermercado y tirar al suelo todos los vinos españoles que se encontraban en su interior.

En esta ocasión ha sido en la zona del Gard, donde un grupo de agricultores han vuelto a demostrar su ira frente a la importación masiva de vinos españoles en los supermercados de la región. En concreto, en el supermercado de Metro Quessargues que vertieron muchas botellas en el suelo, mientras que en Promocash han aclamado al director por el enfoque de la tienda que puso de relieve las producciones locales en detrimento de los vinos españoles.

Posteriormente, los viticultores continuaron su viaje a Cabo Camargue, Nimes, donde bloquearon el acceso al centro comercial antes de comprobar la sección de vinos.

Este colectivo estima sufren de competencia desleal de los vinos españoles y que los supermercados y los comerciantes no priorizan sus productos locales.