Con motivo del aumento del turismo y las visitas a los parques nacionales durante el verano, la Organización Colegial Veterinaria recuerda la necesidad de protegerlos por su valor ecológico, económico y científico. Los veterinarios, como garantes de la salud y el bienestar de animales, personas y medio ambiente, tienen la responsabilidad de concienciar a la sociedad sobre la importancia de su cuidado.

Los veterinarios españoles son una pieza clave en el cuidado y la protección de los 16 parques nacionales declarados dentro del territorio nacional. Estos espacios, considerados patrimonio natural, tienen una extensión de más de 480.000 hectáreas y cuentan con una gran riqueza de fauna y flora.

Con motivo del aumento del turismo y las visitas a los parques nacionales durante el verano, la Organización Colegial Veterinaria (OCV) recuerda la importancia que tiene salvaguardar estos espacios por su valor ecológico, económico y, sobre todo, por su enorme valor científico, ya que cuentan con la presencia de especies autóctonas y propias de cada zona.

Los veterinarios, como garantes de la salud y el bienestar de animales, personas y medio ambiente, tienen la responsabilidad de concienciar a la sociedad sobre la importancia del cuidado de los espacios naturales para mantener el equilibrio de los ecosistemas. Proteger la fauna y flora de estos espacios naturales es una labor conjunta de veterinarios, otros profesionales y los ciudadanos que los visitan y disfrutan de ellos.

Además de la función divulgativa, dentro de los parques, «los veterinarios desarrollan una labor fundamental garantizando la salud y el bienestar de las especies que los habitan, muchas de ellas en peligro de extinción», señalan desde la OCV, y añaden además que «la elaboración de planes zoosanitarios adaptados a cada espacio natural no solo protege la salud de las especies silvestres, sino que asegura la de los animales domésticos y las personas».

«Los veterinarios son una figura estratégica como primera barrera sanitaria para detectar de una forma temprana enfermedades zoonósicas, prestando especial atención a las enfermedades emergentes, que son las que pueden suponer un mayor riesgo para la salud pública», añaden.

La Organización Colegial Veterinaria expone que la salud ambiental está directamente relacionada con todos los factores físicos, biológicos y químicos externos de animales y personas, por lo que influye de forma directa en su salud.