Ante la situación extraordinaria de crisis sanitaria provocada por la pandemia de coronavirus, los veterinarios de Extremadura se han puesto en marcha para ayudar de forma directa a proteger la vida de ls sanitarios y mayores, una iniciativa del colectivo de veterinarios colegiados de AyudaVet Extremadura, a la que el Colegio de Veterinarios de Cáceres ha prestado total apoyo y colaboración.

La ayuda directa significa que están reuniendo donaciones de veterinarios que están cediendo equipos de radiodiagnóstico, ventiladores, respiradores, etc., y también material fungible homologado como mascarillas, guantes o batas, que se entregan directamente a los centros de salud y hospitales de la región para mejorar el servicio asistencial de los pacientes y garantizar la seguridad de los sanitarios.

Otra forma de contribuir en esta campaña, abierta a todos los extremeños, son las donaciones económicas que se pueden realizar en el siguiente número de cuenta, cedido por el Colegio de Veterinarios de Cáceres que no dudó en ningún momento en ponerse a la disposición de esta iniciativa para garantizar la total transparencia y seguridad del proceso:

ES62 0081 7840 6900 0124 3525

Concepto: Donación COVID

El dinero recaudado se utiliza de forma íntegra para la compra de material que se entregará semanalmente.

“Como veterinarios que somos, consideramos que para atajar esta epidemia hay que actuar de lleno sobre el foco de origen del contagio, que en este caso se centra en las residencias de nuestros mayores y en el comercio, por tanto, también hay que dotarlos de material, realizar de forma sistemática test para detectar de forma temprana posibles focos y formar al personal en los hábitos correctos de seguridad sanitaria e higiene con campañas de formación que, sin duda, van a contribuir a reducir el número de contagios”, según señalan en una nota.

Las campañas de donación ya han dado sus primeros frutos, se ha cedido material al Hospital Virgen de la Montaña de Cáceres, el Hospital Virgen del Puerto de Plasencia, el Hospital de Mérida y el Universitario de Badajoz, entre otros, “pero la pandemia continúa y necesitamos mantener activa nuestra acción, especialmente en pequeñas residencias de ancianos, centros de salud y comercio en lugares remotos de nuestra extensa Extremadura, que están en riesgo porque en esta situación de caos pueden llegar a escapar del control administrativo”.

Es precisamente en estos lugares más lejanos y con menos recursos sanitarios, donde los veterinarios rurales tienen un acceso privilegiado por su habitual rutina de trabajo, es fácil para nuestros compañeros detectar de primera mano las necesidades y colaborar.

“Este es el momento de poner la profesión veterinaria en el sitio en el que se merece, somos sanitarios, trabajamos para garantizar la salud pública desde todos los ámbitos de la veterinaria y somos necesarios en la gestión de esta pandemia. ¡Somos sanitarios y queremos ayudar”, finalizan.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here