El Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Veterinarios ha lanzado, con motivo de la época estival, la campaña «Su salud es tu responsabilidad», con el doble objetivo de concienciar de la responsabilidad y ventajas de cumplir las obligaciones de vacunar contra la rabia e identificar con microchip, además de confiar sólo en Centros Veterinarios Homologados para proteger la Salud Pública y la de nuestras mascotas.

El Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Veterinarios han advertido este lunes 19 de que sólo el 31% de las mascotas, en su mayoría perros, han sido vacunados contra la rabia en 2016 en Andalucía. El presidente del Consejo, Fidel Astudillo, ha explicado durante la presentación de la Campaña «Su salud es tu responsabilidad», que Andalucía tiene actualmente registrados 2,5 millones de animales de compañía, (el 93% perros), de los que sólo 787.000 fueron vacunados de la rabia el año pasado, a pesar de que es un tratamiento sanitario anual obligatorio en nuestra comunidad para perros, gatos y hurones a partir de los tres meses. Para que sea efectiva, es necesario cumplir el calendario de vacunación lo que implica revacunar al animal cada año, han añadido los veterinarios.

Con el objeto de elevar estas cifras, que se redujeron por la subida del IVA veterinario del 8% al 21%, y mantener «a raya» esta enfermedad mortal, los Colegios Oficiales de Veterinarios andaluces han iniciado una campaña masiva de concienciación en la televisión pública autonómica, plataformas de televisión a la carta, prensa digital, cines, Internet y Redes Sociales, para explicar las pautas vacunales obligatorias y el riesgo que se corre, especialmente en verano, cuando se multiplican los desplazamientos.

Los máximos responsables de las entidades profesionales veterinarias, Fidel Astudillo e Ignacio Oroquieta, que han presentado la campaña en Sevilla, han explicado que, aunque actualmente no hay declarado ningún caso de rabia, por su proximidad a África, Andalucía está altamente expuesta a un riesgo real de importación de la enfermedad. Por eso, señalan, «es imprescindible extremar la vigilancia y prevenir su importación mediante la vacunación, ya que la rabia no entiende de fronteras y mantenerla a raya es responsabilidad de todos».