Las organizaciones agrarias Asaja Extremadura y UPA-UCE, junto a Cooperativas de Extremadura, retomarán las «tractoradas» para exigir una solución al futuro del tabaco dentro de la nueva Política Agraria Común (PAC), que pretenden celebrar esta semana iniciando las protestas los días 19 y 26 de febrero, 5 y 12 de marzo.

Estas entidades han pedido autorización a las Delegación del Gobierno para volver a concentrarse en el kilómetro 174 de la A-5, cerca de Nalvamoral de la Mata, donde el año pasado pasado se paralizó la circulación durante seis horas, ha informado Asaja Extremadura.

El objetivo es exigir al Gobierno «que aclare la incertidumbre que atraviesa el sector del tabaco, en serio riesgo de quedar excluido de las ayudas del nuevo periodo de la PAC».

Las organizaciones agrarias recuerda que estas concentraciones ya estaban previstas para el mes de enero pero quedaron aplazadas por la fuerte incidencia del coronavirus en Extremadura.

SE ENCUENTRAN EN SERIO RIESGO DE VER AMENAZADA SU CONTINUIDAD SIN QUE SE CIERRE LA INCLUSIÓN DEL TABACO EN EL PLAN ESTRATÉGICO NACIONAL

Sin embargo, una vez que se han comenzado a levantar las restricciones y respetando siempre las indicaciones de Salud Pública, los productores de tabaco esperan volver a concentrarse esta semana  junto al área de servicio Los Cerrillos, en Navalmoral de la Mata, «punto simbólico que sirvió el año pasado como trampolín para llevar a toda España las reivindicaciones del campo extremeño».

Asegura que las tractoradas regresan después de que el ministro de Agricultura, Luis Planas, se haya negado a recibir a los productores tabaqueros extremeños, y que el encuentro con el secretario general de Agricultura, Fernando Miranda, el pasado 3 de febrero, no haya despejado, sino al contrario, la incertidumbre que el Gobierno de Pedro Sánchez sigue sembrando en las más de 4.000 familias que viven del tabaco.

Añade que estos agricultores se encuentran en serio riesgo de ver amenazada su continuidad sin que se cierre la inclusión del tabaco en el Plan Estratégico Nacional de la futura PAC (hasta 2027), con unas pérdidas que podrían rondar el 50% (14 millones de euros) de las actuales ayudas.

Recuerda que las movilizaciones ya comenzaron el pasado 16 de noviembre con la paralización de la entrada de tabaco a las industrias del sector y en defensa del trascendental papel que tiene este cultivo en Extremadura, sobre todo el norte de Cáceres, donde se realiza el 97% de la producción nacional.