La Comunidad de Regantes (CR) del Valle Inferior del Guadalquivir en Sevilla, a través de su planta de energía solar fotovoltaica, alcanzó en 2022 una producción de 10,8 millones de kWh de electricidad, lo que supone que cubrió con energías limpias propias de su planta solar el 57% de su consumo eléctrico total en 2022, con una media mensual superior a los 905.000 kWh, un volumen de energías limpias equivalente al consumo de más de 2.700 hogares.

Teniendo en cuenta que, de esa producción total de 10,8 millones de kWh, 7,3 millones fueron vertidos a la red, la aportación de la Comunidad de Regantes del Valle Inferior del Guadalquivir al uso de energías limpias, más allá de su propio autoconsumo, fue el de la energía verde equivalente al consumo de 1.825 hogares. Asimismo, a efectos de absorción de CO2 y actuación contra el cambio climático, esta planta solar fotovoltaica cumplió la función ambiental que supondría la plantación de más de 14.700 árboles en su entorno.

Sólo la meteorología, con un mes de marzo muy atípico, con mucha calima y también lluvioso, impidió a esta planta solar superar su producción de 2021, con respecto a la cual descendió un 5%. A este leve descenso también contribuyó significativamente la meteorología del mes de diciembre, con bastante menos horas de sol que en los dos años anteriores. En cualquier caso, el volumen de generación de energía en 2022 sí fue mayor que el de 2020, el primer año completo de funcionamiento de esta instalación, en el que se alcanzaron los 10,6 millones de kWh.

Esta Comunidad de Regantes cubrió con la energía generada por su propia planta solar fotovoltaica el 57% de su consumo eléctrico total en 2022, un porcentaje de autoconsumo, con respecto al consumo total, un 3% superior al de 2021, y también superior al de 2020, donde el consumo de red fue ligeramente mayor que el de autoconsumo.

Se trata, por tanto, del segundo año consecutivo en el que la Comunidad de Regantes del Valle Inferior del Guadalquivir consumió más energía propia que la adquirida en la red eléctrica, lo que pone de manifiesto su firme apuesta por la transición energética y la contribución a la descarbonización. Es más, este compromiso no se queda ahí, ya que también vierte a la red eléctrica un volumen de energía verde que duplica la que utiliza para autoconsumo.

ESTA PLANTA SOLAR FOTOVOLTAICA MEJORA LAS CONDICIONES DE LA RED DE RIEGO, DE MANERA QUE PERMITE OFRECER PRESIÓN ALTA DURANTE LAS 24 HORAS DEL DÍA

En concreto, durante el año 2022, dicha Comunidad consumió de la red solo 2,6 millones de kWh, mientras que el volumen de autoconsumo se elevó por encima de los 3,5 millones de kWh. Por su parte, el vertido a la red se elevó por encima de los 7,3 millones de kWh.

Naturalmente, los datos de consumo total, tanto los de la red como los de autoconsumo de 2022, vinieron condicionados por las menores necesidades energéticas derivadas de una campaña de riego con fuertes restricciones en el uso del agua. Concretamente, el consumo cayó en total casi un 32%, con una caída del consumo de red del 36,6% superior a la del autoconsumo, que fue del 27,9%.

En cualquier caso, teniendo en cuenta que la suma del consumo de red y el autoconsumo se sitúa muy por debajo de la producción total de energía, puede afirmarse que toda la actividad agrícola de la Comunidad de Regantes del Valle Inferior del Guadalquivir está basada en energías limpias. Además, la compra de energía en la red se hace también con certificados de origen de generación verde.

Con todo ello, se puede afirmar que el funcionamiento de su planta de energía solar permitió a dicha Comunidad amortiguar el impacto de la factura eléctrica en un contexto de precios elevados y de penalización económica por el tope del gas, al limitar las necesidades de consumo externo y permitir también la obtención de recursos económicos por la venta de la energía a la red, además de la dimensión medioambiental que todo esto conlleva apareado, reduciendo la huella de carbono y las emisiones CO2 a la atmósfera. A ello hay que sumar otro objetivo principal que se está cumpliendo para los regantes de la Comunidad con esta planta solar fotovoltaica, como ha sido la mejora de las condiciones de la red de riego, de manera que permite ofrecer presión alta durante las 24 horas del día para cubrir las necesidades hídricas.

La planta de energía solar fotovoltaica de la Comunidad de Regantes del Valle Inferior del Guadalquivir se ubica en el término municipal de Carmona (Sevilla), y está formada por más de 17.880 módulos fotovoltaicos con seguidores a un eje que generan la energía necesaria para su autoconsumo directo con vertido de excedentes a red, con una potencia de 6 MWp. Dicha planta abastece nueve estaciones de bombeo para el riego de toda la Zona Regable del Valle Inferior del Guadalquivir, que suma una superficie de casi 19.000 hectáreas de cultivos agrícolas.