Abierto y en período de consulta pública el nuevo ciclo de planificación hidrológica de las cuencas hidrológicas de competencia estatal, la Asociación de Comunidades de Regantes de Andalucía (Feragua) ha podido conocer del Ministerio de Transición Ecológica su intención de retirar de la próxima planificación las obras de regulación – presas y embalses- que estaban aprobadas en el último Plan Hidrológicos del Guadalquivir 2015-2021, y que hasta ahora no se han ejecutado, según critican los regantes andaluces.

Para esta asociación de regantes, «la verdad es que todavía no hemos salido del estupor que nos ha causado conocer esta noticia. En lugar de garantizar fechas concretas para la ejecución de obras comprometidas hace seis años, lo que se propone el Gobierno es eliminarlas directamente de los papeles. Y la explicación recibida por los responsables del Agua del Ministerio es de premio: que los dos últimos planes estuvieron orientados a la satisfacción de la demanda de agua y que este tiene que centrarse por exigencias de Europa a los objetivos ambientales».

Ante esta situación, desde la Asociación de Comunidades de Regantes de Andalucía se han mostrado especialmente críticos con esta decisión del Ministerio, señalando que «¿pero qué más da lo que digan los papeles si no se cumple lo que dice en ellos? El argumento tendría algún sentido si las inversiones para satisfacer la demanda de agua se hubieran ejecutado. ¿Qué clase de preferencia es la que hemos tenido cuando ninguna de las inversiones contempladas se han ejecutado? ¿De qué va esto, solo de rellenar folios? ¿Tampoco se van a ejecutar las inversiones ambientales por las que se van a relegar las obras hidráulicas? Realmente kafkiano», aseguran los regantes andaluces en una nota en su boletín La Voz del Regadío Andaluz.