Los productores de huevo de España piden un “compromiso social” por el que los ciudadanos muestren que “están dispuestos a pagar” el previsible encarecimiento de ese producto básico en la cesta de la compra si finalmente la Unión Europea elimina la producción de huevos de gallinas en jaula.

Lo asegura en una entrevista con Efeagro la directora de la Asociación Española de Productores de Huevos (Aseprhu), Mar Fernández, y lo hace después de que el Parlamento Europeo aprobase en junio la eliminación de la cría en jaula a partir de 2027, para lo que pide al Ejecutivo comunitario que presente una propuesta para tal fin tras la petición de una iniciativa ciudadana europea.

Los sistemas con menos costes son la producción en jaulas, en aviario, campero y ecológico, por ese orden, según indica.

Pone como ejemplo que fuera de jaula una gallina “se mueve más, por lo que consume más” alimento, y tiene una tasa “algo más elevada de mortalidad”.

Para Fernández, es esencial que esos incrementos de costes sean “compensados por el mercado” o, si no, “que la Administración nos diga cómo lo hacemos”.

“SI QUEREMOS QUE ESE 50 % MUEVA SU DEMANDA HACIA OTRO HUEVO ALTERNATIVO TENEMOS QUE ESTAR SEGUROS DE QUE ESTÁ DISPUESTO A PAGAR MÁS POR ESA DIFERENCIA”

Además, no cree que todos los ciudadanos quieran huevos de gallinas sin jaulas: “El 50 % de las gallinas están en jaula en Europa y eso es porque hay mercado” que lo demanda.

“Si queremos que ese 50% mueva su demanda hacia otro huevo alternativo tenemos que estar seguros de que está dispuesto a pagar más por esa diferencia” porque “no cabe que el productor asuma un sobrecoste y asuma que hay que pagar más y el precio en origen siga siendo el mismo”, incide.

El sector defiende que la UE adopte una decisión basándose en la evidencia científica y no en motivos “ideológicos” y lamenta que “a veces” haya “actores ” en este debate, como los “movimientos animalistas”, cuando “no se juegan nada porque no tienen nada que perder”.

Recientemente la UE también ha permitido volver a usar la proteína animal en piensos para cerdos y aves de corral, que fueron prohibidos tras el “mal de las vacas locas” a principios de siglo.

La directora de Aseprhu lo valora porque era algo que llevaban reclamando desde hace tiempo.

Para Fernández, “todas” las materias primas que sirvan para luchar contra el “déficit” de ingredientes proteicos son “bienvenidas”.

A pesar de todo, aún es “demasiado pronto” para ver si los fabricantes de piensos deciden incluirlos en sus formulaciones.

Es una petición que “se ha conseguido” aunque “bastante más tarde de lo que deseábamos”, pero “ojalá se traduzca en un alivio de los precios” de los insumos.

Por otro lado, hace un balance del año y medio ya de pandemia y aunque admite que ha sido uno de los sectores ganaderos “menos afectados” sí que ha habido excedentes de producto debido a la situación que ha llevado a precios en origen “muy bajos”.

A pesar de las circunstancias, los niveles de consumo han sido “muy respetables” porque ha crecido en los hogares aunque eso no ha compensado la escasa demanda en el canal de la restauración.

Ha sido un tiempo en el que el sector ha hecho un “esfuerzo tremendo” para adaptarse a un contexto en el que los operadores tuvieron que redirigir mucha producción a los supermercados, cambiar envases o potenciar medidas de sanidad y seguridad.

Con la vacunación avanzando, “se está viendo ya que el consumo vuelve a unos cauces más o menos normales” aunque aún no se ha alcanzado el equilibrio deseado, que llegará cuando “tengamos todos los canales extradomésticos en pleno funcionamiento”.

El sector productor e industrial cuenta ya con su primera extensión de norma, aprobada en agosto de 2020, aunque las primeras campañas de comunicación con los fondos conseguidos se desarrollarán a partir de este otoño, según apunta.

Agradece el “compromiso” con esta extensión de norma de un sector que ha demostrado ser “bastante maduro” porque “sabe” de la importancia de invertir “en comunicación y en labor de divulgación” entre los consumidores.

Fernández destaca, asimismo, la conexión del sector del huevo con los otros sectores ganaderos: “Estamos muy en contacto y muy necesitados de trabajar juntos” porque “es la única manera de poder afrontar muchos retos” en los “próximos años”.

En el área comercial, es partidaria de avanzar hacia presentaciones con mayor valor añadido que vayan más allá del huevo fresco, pasteurizado o cocido.

Aunque ya hay “líneas” de innovación “abiertas” como son la venta de huevos trufados o a baja temperatura, “es cuestión de echarle imaginación” para “buscar otros nichos de mercado que podamos cubrir”.

(Texto: Juan Javier Ríos / Efeagro)