Tras varias reuniones a distancia y un encuentro en Piamonte en noviembre, las organizaciones de productores y los centros de investigación que representan a los 3 principales países productores europeos de la avellana (Italia, Francia y España) decidieron crear el Grupo Corylus Europae.

Representa casi el 80% de la producción europea de avellanas y se ha fijado los siguientes objetivos:

  • Ser una red de intercambio de información sobre todas las cuestiones relativas a la avellana europea;
  • Establecer acciones conjuntas, en particular con la Unión Europea, en favor del sector de la producción de avellanas en Europa;
  • Construir juntos una identidad común y promover una producción europea de avellanas sostenible y de calidad.

El objetivo es garantizar su soberanía alimentaria y dejar de depender de las importaciones para el 80% del mercado europeo. Mientras que Europa produce entre 50 y 150.000 toneladas de avellanas, importa cada año 500.000 toneladas, principalmente de Turquía. Este objetivo puede alcanzarse desarrollando una producción de avellanas sostenible y de calidad, perfectamente trazada, sana, segura y respetuosa con el medio ambiente.

En una carta dirigida a la Comisión Europea, los productores europeos de la avellana del Group Corylus Europae advierte de las principales dificultades a las que se enfrenta el sector europeo, con la protección contra las plagas (balanina y chinches asiáticas, en particular) a la cabeza.

Se hacen propuestas concretas y el Grupo pide a la Comisión y a los Estados miembros :

  • Trabajar de forma coordinada, promoviendo y facilitando los procedimientos de reconocimiento mutuo de productos autorizados entre Francia, Italia y España.
  • Promover los procesos de uso menor y acelerar las autorizaciones excepcionales cuando sea necesario.
  • Aprobar un programa específico de investigación, ensayos de campo y transferencia, tanto de sistemas alternativos de control de las principales plagas y enfermedades del cultivo, como de sistemas alternativos o productos fitosanitarios para el control de nuevos organismos. En este sentido, el grupo recuerda que la Comisión Europea se comprometió, durante la reunión bilateral anual con Turquía sobre el mercado de la avellana del 30 de septiembre de 2021, a impulsar un plan de investigación conjunto UE-Turquía con el objetivo de compartir líneas de investigación e información sobre nuevas plagas, especialmente para el control de Halyomorpha halys.

Los efectos del cambio climático (sequía y estrés térmico, aumento de las plagas, desequilibrio de los árboles, etc.) también amenazan la producción europea de avellanas.

Por último, el grupo de productores europeos de la avellana subraya en su carta que la producción europea de avellanas, que tiene uno de los mejores niveles del mundo desde el punto de vista sanitario y medioambiental, es también una de las más frágiles.

Group Corylus Europae se reunirá varias veces al año para debatir cuestiones comunes en el sector europeo de la avellana. La Asamblea de Regiones Hortofrutícolas Europeas (AREFLH) se encarga de la coordinación.