Los precios de los cereales siguen en una tendencia alcista, aunque de forma irregular, ya que acaba siendo complicado saber qué va a suceder de una semana a la otra por los cambios habidos en las distintas cotizaciones. Así esta semana se ha visto cómo se cerraba en positivo en la mayoría de las variedades, pero con más moderación que la semana precedente, aunque con la avena y el trigo duro repitiendo valor y demostrando que son los que menos se están favoreciendo de esta situación irregular en las lonjas.

De esta manera, el maíz lideró en la última semana las subidas en las cotizaciones de los cereales, seguido de cerca por el incremento de la cebada de malta, según ha informado la Asociación de Comercio de Cereales y Oleaginosas de España (Accoe).

Las cifras relativas a la semana 18 del año muestran que el precio del maíz creció de nuevo hasta el 2,07% semanal, hasta los 261,88 euros por tonelada, lo  que representan cinco euros más hace siete dias.

Por su parte, el de la cebada de malta subió el 1,87 % respecto a la semana anterior, hasta los 218,00 euros por tonelada, y el de la cebada lo hizo un 0,83 %, con 217,22 euros por tonelada.

Las cotizaciones del trigo duro y de la avena se mantuvieron invariables, con 276 y 193,5 euros/tonelada, respectivamente.

Con estas cifras, desde enero de 2021, los precios de los cereales han repuntado el 24,74 % en el caso del maíz; el 17,38 %, en la cebada; el 12,52 %, en el trigo blando; pero sin embargo ha caído un 48 %, en el trigo duro.

Dentro de las proteínas y coproductos vegetales, la pulpa se encareció el 12,56 % desde enero de este año, hasta los 215 euros/tonelada; las pipas de girasol, el 9,47 % (475 euros/tonelada); la colza, el 10,00 % (300 euros/tonelada); y la cascarilla, el 1,09 % (183 euros/tonelada).

Solo la soja recortó su cotización en ese periodo, el -7,49 %, y se vende a 467 euros/tonelada, según Accoe.