Los tiempos en el que miedo a una cosecha reducida de cereales por la sequía y las heladas dispararon levemente sus precios al alza parecen ser ya cosa del pasado, a pesar de que las expectativas de producción SIGsiguen sin ser nada buenas. Aunque se da por perdida toda la producción en algunas zonas, como la Ribera navarra o zonas de Castilla y León y Extremadura, a pesar de que hasta Agroseguro reconoce que hay medio millón de hectáreas afectadas por la climatología, las cotizaciones de los cereales siguen bajando y agravando la situación del sector, que ve cómo su menor producción no le acompañará una previsible subida de los precios.

Y eso que las previsiones también coinciden en señalar, al inicio de la siega en zonas tan importantes como Andalucía, que habrá un descenso de la producción, pero en absoluto de la calidad, que se augura de muy alto nivel.

Aunque la clave podría estar precisamente en inicio de campaña en las zonas más tempranas de España, ya que se une a las enormes existencias de la campaña que termina, lo que está provocando uan mayor oferta en el mercado.

Pero nada de esto parece haber afectado a los precios medios de los cereales los mercados mayoristas entre el 29 de mayo y 2 de junio, ya que cayeron salvo los del trigo blando, según ha informado este lunes la Asociación de Comercio de Cereales y Oleaginosas de España (Accoe).

Las cotizaciones medias nacionales de los cereales fueron las siguientes: trigo blando, 181,03 euros/tonelada (+0,06 %); cebada, 166,12 euros/tonelada (-0,29 %); cebada de malta, 168,67 euros/tonelada (estable); trigo duro, 203,83 euros/tonelada (-0,32) y maíz, 182,00 euros/tonelada (-0,03).

Respecto a enero de 2017, los precios del trigo blando han subido un 7,02 %; los del maíz un 2,98 % y los de la cebada un 7,54 %; por el contrario, el trigo duro ha bajado un 8,05%.