A diferencia de lo que sucedió con la invasión rusa de Ucrania, los precios de cereales no se han visto afectados por la tensión bélica entre Israel y Palestina y su posible extensión a toda la zona y han bajado durante la primera semana del año en los mercados mayoristas españoles, sin que de momento influya en su comercio el conflicto en Oriente Medio, según los datos facilitados a Efeagro por la patronal de comerciantes mayoristas Accoe.

El trigo blando ha cotizado a una media de 241,37 euros/tonelada, con una bajada del 0,31 % respecto a la semana anterior; el maíz a 230,76 euros/tonelada (-0,9 %); la cebada a 231,03 euros/tonelada (-1,29 %); y la cebada de malta a 248,25 euros/tonelada (-1,29 %).

La única excepción es el trigo duro, que cotiza a 375 euros/tonelada y que ha subido sus precios un 2,04 %.

Respecto a enero de 2023, la cotización del trigo blando ha descendido un 27,83 %; la del maíz un 27,99 %; la de la cebada un 27,34 %; la del trigo duro un 17,88 % y la cebada de malta, un 24,99 %.

El secretario general de Accoe, José Manuel Álvarez, ha declarado a Efeago que «hoy por hoy no se están notando en los mercados de cereales» la tensión generada por la situación en Oriente Medio ni los ataques en el mar Rojo.

En estos momentos hay excedentes de cereales propios del final de las campañas, que favorecen precios más moderados.

Cabe recordar que los precios de cereales cerraron el año 2023 en la tónica de 12 meses marcados por la tendencia bajista que, en el caso del trigo blando, se acercó al -28%, según fuentes de la patronal de comerciantes mayoristas.

En porcentajes, le sigue la depreciación de la cebada en estas 52 semanas de 2023 (-27,21%); el maíz (-26,57%); la cebada malta (-23,48%); el trigo duro (-19,53%); y la avena perdió un 6,82 % a lo largo del año.