UPA CyL ha denunciado la situación en la que se encuentran actualmente determinados productores de patata de la región, principalmente de la variedad monalisa, que han visto como sus patatas sufren un pequeño virus, sin incidencia para el consumo, que le produce al tubérculo una pequeña mancha en la piel, motivo suficiente para que los operadores no quieran recoger, en estas fechas, el producto.

Se da la circunstancia de que han sido esos mismos operadores quienes vendieron en su día a los agricultores una semilla, que podría ser la causa del problema actual, y esos mismos operadores pasando por alto su compromiso con los cultivadores no quieren recoger un producto que si se queda a partir de ahora muchos días más en la tierra se pudrirá.

Por este motivo, UPA exige a los operadores «que no den largas, que recepcionen toda la patata monalisa que está en el campo, puesto que actualmente es apta para el procesado, y no descarguen sobre el cultivador una responsabilidad que no es suya».

Además UPA reclama a la Interprofesional una reunión urgente  para que se dé una solución inmediata a los productores afectados, puesto que no pueden ser víctimas  de una situación como ésta que les puede arruinar económicamente hablando.

Esta enfermedad de la patata `monalisa´ que está relativamente extendida en los países europeos no tiene incidencia alguna negativa para el consumo, pero las extremas condiciones que exigen  los operadores en esta región al producto final según ellos mismos la hacen inservible.

UPA está atendiendo a nuestros afiliados cultivadores que se hayan visto afectados para que la Interprofesional actúe ante este problema que hemos detectado para que se les dé una solución urgente, y no sean los paganos de una mala praxis cuyo origen, entre otras circunstancias,  podría estar en la venta de una semilla que pudiera no estar en las condiciones más óptimas.