Cerca de un centenar de vehículos llegados de todos los puntos de la provincia de Jaén han recorrido este miércoles el itinerario marcado en protesta por la situación en la que se encuentra el sector olivarero, los autónomos y el transporte. En total han sido 87 vehículos, según la Policía Nacional y unos seiscientos según la Asociación del Olivar Tradicional Español (Asolite), los que han secundado este miércoles 24 el paro nacional en Jaén, junto a más de una veintena de ciudades españolas más.

El recorrido, iniciado en los aparcamientos del tranvía, ha finalizado en la Plaza de las Batallas de Jaén y aunque estaba previsto que allí se diera lectura al manifiesto, minutos antes de la llegada de la caravana la Subdelegación del Gobierno ha comunicado a los organizadores que no podían hacerlo.

El presidente de Asolite, Francisco Guerrero, ha expresado el malestar por esta prohibición al no haber «podido dar la puntilla a este acto que es solo el comienzo de todas las que debemos llevar a cabo hasta encontrar las soluciones necesarias».

En el manifiesto aseguran quese han «unido el sector primario con los autónomos y el transporte en un paro nacional histórico para buscar soluciones a la grave crisis que atravesamos, todos compartimos similares problemas, agricultores, apicultores, ganaderos, pescadores».

Los «bajos precios de nuestros productos, competencia desleal de productos extracomunitarios que no cumplen con nuestros elevados costes de producción, ni las mismas exigencias sanitarias, ni de calidad, políticas nacionales e internacionales adversas, falta de ayudas reales, fuerte presión fiscal».

Piden agua para el olivar tradicional de secano, con un Plan Hidrológico específico, que «se ponga freno a las importaciones de países extracomunitarios que tienen hundidos los precios de nuestros producto nacional», quieren «medidas eficaces, sin más paños calientes, aumento de los aranceles o en su defecto la creación de nuevas figuras impositivas que graven los productos extracomunitarios que entran por nuestras fronteras excediendo de los cupos arancelarios».