Tres ovejas aparecieron muertas y otra sufrió heridas por un ataque de lobos en Carrascosas de Henares (Guadalajara), según informó la organización agraria COAG, que ha pedido al Gobierno regional que establezca compensaciones adecuadas a los daños causados.

El presidente de COAG de Guadalajara, Ángel Galve, explicó a Efe que el ataque tuvo lugar en la madrugada de uno de los días de la Semana Santa y que además de las tres ovejas que murieron y de otra que resultó herida, otras ovejas salieron espantadas y fueron encontradas en buen estado por la ganadera.

«Lo que no puede ser es que cada año haya exceso de población o falta de alimento y bajen hasta tan abajo»

«Ya no es solo las tres ovejas muertas sino los daños en las que quedan y están preñadas», lamentó Galve, que ha explicado que cada una de esas ovejas tiene un precio en el mercado de 130 euros, a lo que se suman las pérdidas económicas posibles abortos de las que estaban preñadas.

Galve entiende que debe de protegerse al lobo, pero considera: «Lo que no puede ser es que cada año haya exceso de población o falta de alimento y bajen hasta tan abajo como Carrascosa para atacar a los ganaderos, que son los que sufren las consecuencias». Y sentencia: «A este paso el que se va a extinguir es el ganadero y no el lobo».

Asimismo, informa de que este ataque es el primero que sufre la ganadera afectada, pero que en febrero otro ganadero de este mismo pueblo sufrió otro ataque.

El presidente de COAG pide que los afectados por los ataques reciban «una compensación adecuada», porque: «Con lo que dan ni aunque no las maten te cubren pérdidas».