El responsable Regional de Andalucía de FTSP-USO, Víctor Villalobos, ha presentado formalmente una propuesta de medidas extraordinarias de apoyo para los Guardas Rurales (Caza – Pesca ) en Andalucía, al considerar que la situación es crítica para el sector de la Guardería, sobre todo de la caza, y la Seguridad Privada Rural, debido en parte a la pandemia del COVID-19 y la lamentablemente situación económica actual, a ello se suma la poca regeneración e incentivos del mundo rural y del colectivo de cazadores, así como la saturación de habilitaciones de «guardas».

El documento propone la puesta en marcha de un Plan Regional de Medidas similares a otras comunidades autónomas como el caso de la comunidad Foral de Navarra, para incentivar las contrataciones de este tan necesario colectivo de trabajadores y trabajadoras, un colectivo vulnerable por el también intrusismo laboral y usurpación de funciones.

Una de las problemáticas expuestas es que muchos autónomos guardas rurales, qué han perdido clientes o reducidos sus servicios, se les imposibilita seguir pagando las cuotas de autónomo, por eso se piden medidas de protección del empleo, como por ejemplo ayudas para la compensación económica destinada a las personas trabajadoras afectadas por Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTEs), ya sea por suspensión de contratos o por reducción de jornada. Es decir, «proteger a los desempleados a causa del COVID-19 que no perciben ningún tipo de prestación o subsidio de desempleo y que se ofrezcan ayudas para incentivar la contratación de personas trabajadoras que, por su edad, tienen mayores dificultades para el acceso al mercado de trabajo».

En este sentido, recuerdan que «si el mundo rural no produce la ciudad no come y la Guardería Rural es fundamental para incentivar los negocios y explotaciones rurales, es una forma de afianzar el trabajo y el desarrollo rural».

Los guardas rurales están inspeccionados y controlados por la Guardia Civil, sus funciones han ido adaptándose a los tiempos y legalmente podrán prestar servicios de seguridad en: plantas fotovoltaicas, parques eólicos, bodegas, granjas animales, montes públicos o privados, campings, hípicas, cooperativas agrícolas, Ayuntamientos y administración pública y en general las fincas rústicas y toda instalación que se encuentre en ellas. Estos servicios podrán ser prestados con armas de fuego si la delegación o subdelegación de gobierno lo autoriza.

MEDIDAS CONVOCADAS POR LA COMUNIDAD FORAL DE NAVARRA:

Por otra parte, el Gobierno de Navarra, a través de del Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, convoca ayudas por un total de 263.000 euros para, por un lado, asociaciones de cazadores para la contratación de guardas de caza y mejora de hábitats (223.000 euros) y, por otro lado, para las entidades locales de Navarra con el fin de prevenir daños ocasionados por las especies cinegéticas (40.000 euros).

Así se recoge en sendas resoluciones del director general de Medio Ambiente publicadas en el Boletín Oficial de Navarra. El plazo de presentación de solicitudes finaliza el día 15 de julio.

La finalidad de las ayudas para asociaciones locales de cazadores es sufragar un porcentaje de los gastos derivados de la contratación de guardas de caza y de actuaciones de prevención de daños y mejoras del hábitat de especies cinegéticas para el año 2020.

Por su parte, la línea de ayudas destinada a  entidades locales es una novedad de este año y tiene por objeto minimizar y disminuir el riesgo de los daños que generan ciertas especies cinegéticas en los hábitats agrarios y forestales y mejorar la capacidad de acogida de sus hábitats.