Después de atacar a los productores y comerciantes locales, el Languedoc-Roussillon CRAV (Comité regional de acción vitivinícola), que se presenta como un movimiento radical occitano viticultores, ha puesto su punto de mira en la distribución que venda vinos españoles o, como señalan ellos, «vino que se vende como francés pero que es español o de otros países de Europa».

«Creo que vamos a ir más y más lejos. Y el siguiente paso es la gran distribución. Tendrán citas de cortesía., pero si no funciona este juego, se tratarán a la gran distribución como a los otros que está poniendo en peligro el vino francés», amenazó un portavoz de este movimiento a Sputnik France.

VINOS ESPAÑOLES DISTRIBUCION FRANCIAEl argumento esgrimido por estos violentos es que la distribución»utiliza vinos españoles para aumentar su margen de beneficios». Según este portavoz, se trata de vinos «que dan la apariencia de ser producido en Francia pero que son realmente de la Comunidad Europea y en especial españoles».

A finales de julio este grupo realizó un acto de sabotaje de los toneles del distribuidor S.A Biron en Sète en protesta contra la importación de vinos españoles. Varios miles litros de vino se vertieron en las calles cercanas. Anteriormente, el 20 de julio, la campaña de asaltos  de los miembros de la CRAV habían destrozado durante la noche las instalaciones del grupo vino de Vinadeis, cerca de Béziers (Hérault), invocando las mismas quejas.