Los ganaderos han denunciado «injerencias» para reventar el estudio de la cadena de valor de la leche. de hecho, las organizaciones ASAJA, COAG y UPA creen que industrias y distribución han presionado al Ministerio de Agricultura para manipular el citado estudio de la cadena láctea que el sector lleva años reclamando.

Las organizaciones profesionales agrarias ASAJACOAG y UPA han pedido al Ministerio de Agricultura una reunión urgente para mostrar su rechazo a los últimos cambios introducidos en el estudio de la cadena de valor de la leche. En su opinión, estos cambios dejan “vacío de contenido” el estudio y lo convierten en un documento “carente de rigor”.

Tras estas modificaciones está, a su juicio, una “mano negra” que no quiere que se reconozca que en el sector lácteo hay ciertos eslabones que llevan varios años en una estrategia de “acoso y derribo” hacia los ganaderos que producen leche de vaca en España, algo más de 12.000 en nuestro país.

¿APORTAR TRANSPARENCIA O LAVAR CONCIENCIAS?

Estaba previsto que el estudio se presentase en la próxima reunión del Observatorio de la Cadena Alimentaria, convocada para el 8 de junio, pero estas organizaciones han pedido una reunión urgente para tratar de salvar un documento que califican de “muy necesario” pero que redactado en los términos actuales es para ellos “inasumible” por culpa de esas injerencias.

Los ganaderos aseguran que el estudio de la cadena láctea debe ser un documento que refleje la situación real del sector y aporte transparencia, y no un texto que “lave la imagen y la conciencia” de determinados agentes en la cadena con comportamientos “irresponsables”.

ASAJA, COAG y UPA consideran que el Ministerio de Agricultura no debe permitir que se utilice un documento oficial para “blanquear la imagen de ciertos eslabones” y se culpabilice de los problemas del sector lácteo “a quienes menos culpa tienen: los ganaderos”.

Cabe recordar que en marzo, todo el sector ya había pedido al Ministerio de Agricultura, Pesca y Aliemntación la convocatoria urgente de la “Mesa Láctea” para buscar soluciones a la crítica situación que viven los ganaderos asfixiados económicamente por unos costes de producción cada vez más altos y unos precios de venta de la leche inamovibles que no les permiten cubrir, siquiera, los costes de producción.