El Consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural de la Junta de Castilla y León, Jesús Julio Carnero, anunció este lunes 15 que la Junta sumará  2.460.000 € al 1.994.654 € que aporta el Ministerio de Agricultura hasta completar los 4.454.654 € que ambas administraciones destinarán a paliar la difícil situación económica que los ganaderos de ovino y caprino han venido padeciendo a la hora de dar salida a sus producciones durante la pandemia de la COVID-19.

Si la Consejería de Agricultura se hubiera limitado a aportar una cantidad global de idéntica magnitud que la prevista por el MAPA no se habría llegado al límite establecido por el Real Decreto estatal. Sin embargo, la Junta ha rectificado y tenido en consideración las alegaciones presentadas por COAG Castilla y León exigiendo que, con independencia de lo que hiciera el MAPA, la aportación autonómica fuera tal que permitiera llegar al tope de 12 € por cabeza de ovino y caprino, y 1.200 € por explotación.

Así pues, COAG Castilla y León se congratula de que la Junta «haya atendido nuestras demandas» para los ganaderos de ovino y caprino, pero insiste en que la ayuda prevista suaviza la situación pero ni mucho menos cubre las pérdidas de los ganaderos durante el estado de alarma con motivo del cierre del canal HORECA, que es la principal vía de comercialización de corderos y cabritos.

La ayuda se concederá al número de ovejas y cabras elegibles, con un máximo de 100 animales por beneficiario y una subvención máxima por animal de 12 euros. Y según datos de la propia Administración, el censo de Castilla y León para la aplicación de esta ayuda es de 2.235.000 ovejas y 113.000 cabras.

Como se recordará, a las ayudas nacionales las CCAA le pueden sumar nueva ayudas. Algunas, como CLM ya lo han concretado y doblará las estatales, como ya han confirmado, y otras, como Extremadura, no han aportado nada aún, según denuncia APAG.