Ganaderos del sector de vacuno de leche han protagonizado este martes 9 en Zamora una concentración en la que han arrojado paja a las instalaciones de Lactalis y han cortado una carretera de la red autonómica en protesta por los precios que se pagan por la leche en origen.

La movilización, convocada por las organizaciones agrarias COAG, Asaja y UPA, forma parte de un calendario de acciones de protesta con la que el sector pretende que se adopten medidas de apoyo y se les pague como mínimo el mismo precio que el que les cuesta producir la leche.

En la actualidad, los ganaderos reciben hasta 34 céntimos de euro por litro de leche, cuando el coste de producción se eleva a los 40 céntimos, por lo que si se tiene en cuenta que una explotación media produce un millón de litros al año las pérdidas anuales se cifran en 60.000 euros por ganadería.

Ese cálculo realizado por los convocantes en la movilizaciónante las instalaciones de Lactalis   ha llevado a jóvenes como Tamara Rodríguez, a no atreverse a quedarse con la explotación de sus padres en Torres del Carrizal (Zamora), donde tienen un centenar de vacas de ordeño.

Esta mujer de 28 años que ha acudido a la concentración ha confesado a Efe su deseo de ser ganadera y su pesar porque, debido a las circunstancias actuales, se vaya a dejar perder una ganadería grande como la de su padre.

Tampoco va a encontrar relevo generacional para su explotación Rafael Pérez, un ganadero que ha acudido a la protesta desde Bariones de la Vega (León) y que se ha planteado abandonar antes incluso de los cuatro años que le quedan para jubilarse.

LOS GANADEROS DE VACUNO PIERDEN 5.000 EUROS AL MES POR EXPLOTACIÓN CUANDO ESPAÑA ES DEFICITARIA EN LECHE

«Luego que vengan ellos, los franceses a ordeñar las vacas», ha declarado en referencia a la multinacional francesa a la que pertenece la fábrica de Lactalis de Zamora frente a la que se han concentrado unos 200 ganaderos.

«Se están cargando el sector primario a marchas forzadas», ha asegurado este profesional de un sector que se ha manifestado con una pancarta en la que los ganaderos han pedido dignidad, respeto para su trabajo y «¡precios justos para la leche ya!».

El SOS por la situación crítica lo han lanzado también los responsables de las organizaciones agrarias convocantes, como el presidente autonómico de Asaja, Donaciano Dujo, que ha lamentado que los ganaderos de vacuno pierdan 5.000 euros al mes por explotación cuando España es deficitaria en leche, ya que produce 7,5 millones de toneladas y consume 9 millones.

Los convocantes no han ahorrado epítetos ante las instalaciones de Lactalis para calificar la situación de precios en origen.

El coordinador regional de COAG en Castilla y León, Lorenzo Rivera, ha calificado de «terrorismo rural» a las prácticas de la multinacional Lactalis por lo pagar la leche al precio que debe y existir un diferencial del 135 % entre lo que recibe el ganadero y lo que paga el consumidor por un litro de leche.

Por su parte, el secretario general de UPA en Castilla y León, Aurelio González, ha acusado a la industria de «estafar y engañar» a los ganaderos y ha reclamado «una solución urgente» en el marco de la Ley de la Cadena Alimentaria que tiene margen para que se fije «un precio digno» en origen para la leche de vacuno.