Luis Manuel Rivera, responsable de Flor Cortada de COAG Andalucía, ha valorado como insuficientes las medidas adoptadas por el Gobierno teniendo en cuenta la estacionalidad de la agricultura y los perjuicios que la pandemia está causando a este sector de la flor cortada y planta ornamental y los daños ocasionados a los floricultores.

El sector de la flor cortada, muy concentrado en la Costa Noroeste de la provincia de Cádiz, necesita de más ayudas para poder sobrevivir a la crisis del coronavirus. En este sentido, desde COAG se reclama una medida fiscal fundamental para los floricultores: módulos cero.

Según explica Luis Manuel Rivera, “los productores de flor cortada y planta ornamental no podemos hacer frente ahora a la declaración de la renta en base a las ganancias del año pasado, porque el desastre de esta campaña ha sido tal, que no sólo no hemos ingresado un euro, sino que además estamos endeudados hasta las cejas. Por lo tanto, pedimos una reducción de módulos que llegue al cero por ciento”.

Establecer módulos cero para los floricultores sería un empuje más, entre otros que hacen falta, para que estos agricultores puedan pensar en continuar con la actividad a pesar de la ruina en la que está sumido el sector, ya que la principal campaña de flores del año, la de primavera, se ha quedado entera sin vender al suspenderse la Semana Santa y todos los eventos sociales.

“Se ha perdido todo el mercado de un plumazo –comenta Rivera-. Estamos asfixiados, y desde COAG no paramos de buscar soluciones y solicitar medidas que alivien de algún modo la dramática situación en la que nos encontramos. Una reducción de módulos a cero es una de ellas, y debe ser inmediata”.

Hay que destacar que el de la flor cortada es un sector que tributa muchísimo y que tener que pagar ahora el IRPF sería inviable para los productores de flor cortada, muy profesionalizados, que deben afrontar importantes inversiones y, por tanto, son los más afectados por la crisis del coronavirus.

aBRIr SU VENTA COMO SE HACEN EN OTROS PAÍSES DE EUROPA

Por su parte, desde FEPEX se recuerda que en la UE, países como Italia donde casi todos los establecimientos estaban cerrados, ya han autorizado la venta de flores y plantas en los centros de jardinería. También está autorizada la venta por estar considerados bienes de primera necesidad en Alemania, Holanda, Suecia y Dinamarca, así como en las cadenas de alimentación y centros de bricolaje, lo que ha permitido mantener en parte la actividad de los viveros de esos países.

En estos momentos en España, los centros de jardinería están cerrados. El comercio de flores, plantas, abonos, fertilizantes y alimentos para mascotas está incluido en el listado de productos de primera necesidad no alimentarios y fue recogido en toda la normativa sobre medidas preventivas como consecuencia del COVI-19 publicada por las Comunidades Autónomas, sin embargo, la publicación del RD 463/2020 por el que se declaró el estado de alarma incluyó únicamente alguno de ellos. Si pueden venderse las plantas de huerto y de alimentos para mascotas, lo que permitiría la apertura de centros de jardinería, pero estos permanecen cerrados, ya que el grueso de la comercialización, que son la planta ornamental y jardinería no está permitido.

Por ello, el sector productor y comercializador de flor y planta y los centros de jardinería agrupados en FEPEX, han solicitado que, si el Gobierno autoriza una reapertura paulatina de la actividad económica, los centros de jardinería deberían ser autorizados de forma inmediata a vender flores y plantas, puesto que son el principal canal comercial para los productores de planta ornamental.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here