La Confederación Vallisoletana de Empresarios (CVE) ha reiterado, como ya hizo el pasado 5 de abril, su acuerdo en mantener el uso industrial de la parcela de la empresa Lauki pero ha recordado que debe estar abierto a cualquier tipo de industria porque cree necesario mantener el principio de libertad de empresa.

La CVE ha indicado en un comunicado que la aprobación definitiva del Plan General de Modificación Urbana (PGOU) en el ámbito de la unidad de actuación en ejecución 63 en la avenida de Santander con vuelta al Paseo del Cauce puede generar sensación de inseguridad jurídica que no favorece la atracción a nuevas inversiones en la ciudad.

En este sentido, la organización ha expresado que es importante el diálogo, ofrecer una «cara amable» y «facilitadora» que anime a otras empresas a venir a Valladolid por lo que cree que optar por medidas restrictivas conduciría a que posibles inversores teman instalarse y opten por otros lugares más proactivos.

Esta opción podría frenar la creación de empleo y riqueza en Valladolid, según ha manifestado la propia confederación.