El valor de la Renta Agraria nacional en términos corrientes se situó el pasado ejercicio en 28.328,4 millones de euros, un 1,4% por encima de la cifra de 2019 (27.946,4 millones) pero inferior a la de 2018 (28.755,3 millones), según ha avanzado el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA). Cabe destacar que en diciembre el Ministerio, en su segunda estimación, la situaba en 29.123,6 millones de euros, un 4,4% por encima de la de 2019.

La Renta Agraria nacional, que mide la remuneración de todos los factores de producción (tierra, capital y trabajo), registró su valor más alto del periodo 2009/20 en 2017 (29.152,2 millones).

El repunte de la Renta Agraria en 2020 a precios corrientes se produjo en un contexto de subida de la producción de la rama agraria (52.344,5 millones de euros, +1,3 % respecto a 2019), de una bajada de los consumos intermedios del sector (23.774,1 millones, -0,3 %) y un alza de su valor añadido bruto (VAB), que fue de 28.570,4 millones (+2,2 %).

LA PRODUCCIÓN DE HORTALIZAS SE MANTUVO COMO LA PRIMERA EN GENERACIÓN DE VALOR PARA LA RENTA AGRARIA ESPAÑOLA PESE A BAJAR UN 3,8%

La producción de la rama agraria se impulsó tanto por la producción vegetal (30.400,1 millones, +1,1 %) como por la animal (20.178,4 millones, +1,3 %).

Los valores de las producciones que más se incrementaron fueron los de los cereales (4.753,4 millones, +31,3 %), frutas (9.622,6 millones, +9,9 %) y huevos (1.069,0 millones, +9,7 %); los que más bajaron, los del aceite de oliva (1.479,7 millones, -45,3 %), patata (525,3 millones, -30,4 %) y bovino (2.889,9 millones, -11,3 %).

La producción de hortalizas se mantuvo como la primera en generación de valor para la renta agraria española (9.796,7 millones de euros), pese a bajar un 3,8% respecto a 2019.

Entre los consumos intermedios utilizados por los agricultores y ganaderos para su actividad, el mayor gasto correspondió a la partida de piensos (12.450,7 millones, +1,8 %), los clasificados como «otros bienes y servicios» (2.179,1 millones, -1,3 %), fertilizantes y enmiendas (1.763,4 millones, -3,5 %) y energía y lubricantes (1.692,7 millones, -19,7 %).

La Renta Agraria nacional también contabilizó un repunte del valor de las amortizaciones de maquinaria, edificios y plantaciones (5.528,9 millones, +1,2 %) y un recorte de «otras subvenciones» -entre las que se incluyen el pago básico, medidas agroambientales e indemnizaciones en zonas desfavorecidas (5.736,3 millones, -3,0 %)-.

La categoría de «otros impuestos», en la que se incluyen el IBI y el impuesto sobre maquinaria, alcanzó los 449,4 millones de euros (-0,2 % respecto a 2019).