En ocasiones la innovación no es solo mirar al futuro, sino recordar al pasado y apostar por recuperar aquellos cultivos desterrados que fueron en muchos momentos la base de una agricultura y que, con la llegada de los cultivos intensivos, fueron despareciendo paulatinamente. Pero hay quien ha decidido volver a apostar por ellos y lograr, a la vez que se introducen nuevas variedades desconocidas por estos lares, que esos cultivos desterrados enamoren a la alta cocina.

Así, en el primer programa de ‘Pioneros’ de Jerez Televisión, se da cuenta del trabajo de Rafael Monge, un agricultor que ha mirado hacia el pasado para recuperar en Sanlúcar de Barrameda, Cádiz, un sistema de cultivo ancestral, el navazo, y se ha lanzado a cultivar productos tradicionales de la zona como los guisantes de lágrima o las patatas y otros, desconocidos en la tierra, como Shisho, Amsoi, Kiwicha, Minzuna, Komatsuna, Nakati o Lablab.

Como muestra el reportaje de Jerez Televisión aplicado sus conocimientos de marketing de producto para lanzar el trabajo que desarrolla en la huerta y darle un aire renovado y atractivo. Asimismo, ha convertido una huerta tradicional, heredada de sus mayores, en un auténtico laboratorio en el que prueba nuevos cultivos y estudia cómo incorporarlos, en todas las fases de crecimiento, a la cocina. Es el caso del cacahuete, que está desarrollando para incorporarlo a platos desde que nace hasta que madura.

‘Cultivos desterrados’, es el proyecto de Rafael Monge, que ha logrado reinventra la huerta tradicional y lograr darle un toque de food desing para que tenga una mejor acogida entre el público.
Sin duda, un proyecto pionero y redondo que repara en el papel importantísimo de la tierra sin olvidar el marketing de producto y abrir las cartas de los restaurantes a nuevas posibilidades gastronómicas.

Contenido ofrecido por https://jereztelevision.com/