Los cultivadores de tabaco han pedido este lunes 16 el apoyo de toda la sociedad extremeña para intentar que la próxima reforma de la Política Agraria Comunitaria (PAC) “no acabe” con un sector estratégico en la región del que viven más de 4.000 familias y para el que, aseguran, no hay alternativa real.

Los tabaqueros han explicado que si este cultivo no se incluye en el Plan Estratégico de España para la aplicación de la nueva PAC, el sector podría perder el 50% de las ayudas, unos 14 millones de euros, y estaría en riesgo de desaparecer. Ante esta situación y como medida de presión, los agricultores han decidido que esta semana no entregarán tabaco a las industrias transformadoras.

De esta forma, representantes de UPA-UCE y Asaja Extremadura así como Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura, se han concentrado este lunes a las puertas de la planta de Cetarsa en Talayuela (Cáceres) para «concienciar» a toda la sociedad extremeña y pedir su apoyo «ya que sin el tabaco, la economía de toda la zona será inviable», ha apuntado Julián Monforte, de Asaja.

«NO HAY NINGÚN SECTOR EN LA REGIÓN DEL QUE VIVAN 4.000 FAMILIAS Y TODO ESTO SE PUEDE PERDER DE UN PLUMAZO”

Monforte ha afirmado que la música que escuchan sobre la reforma de la PAC «no nos gusta absolutamente nada, porque puede suponer la desaparición del cultivo del tabaco y de las industrias transformadores y auxiliares en esta zona tan importante para Extremadura y para la provincia de Cáceres».

«Estamos muy preocupados por lo que pueda pasar», ha asegurado antes de añadir que la única solución viable es mantener el nivel de renta que hasta ahora tiene el sector y esto, ha afirmado, pasa por mantener los apoyos que de forma directa cobran los cultivadores de tabaco.

Por su parte, el secretario general de UPA-UCE, Ignacio Huertas, ha detallado que la Unión Europea quiere que en la nueva PAC se reduzcan las regiones agrícolas «y si el tabaco no está entre las que se mantienen sería una catástrofe social».

Huertas ha asegurado que la paralización de la entrega del tabaco programada para esta semana como medida de presión «está siendo una éxito, lo que muestra la preocupación que tienen los agricultores tabaqueros ante el hecho de que una decisión técnica pueda acabar con el sector en la región».

«No hay ningún sector en la región, como el de los cultivadores de tabaco, del que vivan 4.000 familias y todo esto se puede perder de un plumazo y esto es lo que nosotros queremos trasladar al conjunto de la sociedad de Extremadura», ha aseverado el responsable de UPA-UCE.

NO SE DESCARTA RETOMAR LAS MOVILIZACIONES SERIAS SI NO SE DA UNA SOLUCIÓN

Ignacio Huertas ha reconocido que el Ejecutivo extremeño «está haciendo todos los esfuerzos posibles, pero de momento no tenemos ninguna solución encima de la mesa por eso es necesario que todo el mundo entienda que hacer desaparecer la región tabaquera y quitar el 50% del apoyo a los tabaqueros significa la desaparición del sector».

«Las industrias están pagando precios por debajo del coste de producción, por lo tanto, difícilmente vamos a ser capaces de recuperar eso 14 millones de euros que le van a quitar al sector por la vía del precio», ha lamentado Huertas.

Asimismo, ha manifestado que a día de hoy no existen alternativas reales al tabaco y ha insistido en que “la única es que se siga produciendo para que 4.000 familias puedan seguir viviendo del tabaco”.

Además, el presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de Extremadura, Ángel Pacheco, ha afirmado que «necesitamos el apoyo de toda la sociedad porque si el cultivo del tabaco no tiene futuro, todos los pueblos de este territorio tampoco lo tendrán».

Los responsables de las organizaciones agrarias han advertido de que si no obtienen respuesta a sus demandas, irán a movilizaciones serias, que hoy no hacen por la pandemia de covid-19, pero que no descartan si no hay una respuesta clara que de verdad garantice el futuro del sector del tabaco.