Los convocantes de la protesta En defensa de nuestro campo” han realizado un llamamiento «masivo» a toda la sociedad para que participe en la manifestación del próximo día 2 de diciembre «porque nos jugamos mucho».

Se ha pedido a todos los agricultores y ganaderos, pero también a otros sectores vinculados con el campo, que se sumen a la protesta, al ser un tema transversal que nos afecta a todos.

En esta línea, desde ASAJA (APAG Extremadura Asaja y APAG Asaja Cáceres), La Unión de ExtremaduraASEPREXAGRYGA y la Asociación Valle del Jerte y Comarcas Vecinas se ha hecho un llamamiento especial a las Cooperativas agroalimentarias de la región a título particular, puesto que muchas ya han mostrado su apoyo a la protesta, pero la Agrupación de Cooperativas de Extremadura no ha querido secundar la manifestación, «a pesar de lo que se están jugando».

También los convocantes han querido aprovechar para agradecer a los cientos de particulares, empresas y organizaciones que sí están apoyando esta manifestación por su respaldo. No solo estamos defendiendo a agricultores y ganaderos, se ha señalado desde la organización, sino que estamos defendiendo la economía de la región y un modo de vida cada vez más amenazado, como es el del mundo rural.

UNA MANIFESTACIÓN CON  MUCHAS COSAS QUE DENUNCIAR

La manifestación, se ha recordado, está convocada para el próximo 2 de diciembre a las 10.00 horas con salida en las puertas de la consejería de Agricultura (Mérida) y llegada a las puertas de la Presidencia de la Junta. Las organizaciones convocantes de la protesta son: Asaja (APAG Extremadura Asaja y Asaja Cáceres); La Unión Extremadura; Aseprex; Agryga; Agricultores de Don Benito; y la Asociación de Agricultores del Valle del Jerte y Comarcas.

Entre las quejas se incluyen los bajos precios que se pagan a los agricultores, el encarecimiento de los  costes de producción (gasóleo, fitosanitarios, etc.), el recorte de fondos de la Política Agraria Comunitaria (PAC), la penalización al agricultor profesional en las políticas europeas y el endurecimiento de los compromisos medioambientales.