La Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL) en la provincia de Salamanca advierte que los ataques de buitres en las explotaciones ganaderas de la provincia se producen de forma reiterada, debido a que estos animales, de alimentación carroñera, cuentan con una notable falta de alimento, alterando de esta forma sus hábitos alimenticios. El último ataque se ha saldado causando la muerte de cuatro ovejas.

Como lleva sucediendo todos estos años, debido a la falta de alimento para los buitres, estos animales atacan a las cabañas ganaderas de las explotaciones salmantinas para ganarse su alimento. Suceso que ha ocurrido de nuevo el pasado lunes 18 y hoy, martes 19, en el municipio de Cespedosa de Tormes, perteneciente a la comarca de Guijuelo, en el que un ganadero de ovino ha sufrido ataques reiterados de estas aves carroñeras, causando la muerte de cuatro ovejas. Estos animales no presentaban ninguna anomalía ni mordeduras, por lo que el ataque se debió exclusivamente a los buitres.

Este tipo de ataques suceden debido a que las explotaciones de ovino se encuentran próximas a las granjas de porcino, “por lo que es fácil encontrar manadas de buitres sobrevolando su explotación, en búsqueda de alguna presa que comer”, relata el ganadero afectado.

De esta forma, el ganadero se siente completamente desprotegido. En primer lugar, por verse obligado a tener que convivir de forma conjunta en su explotación ganadera con esta especie de aves; y en segundo lugar, desprotegido por la administración, ya que no se hace cargo de las enormes pérdidas económicas que suponen estos ataques.

Por este motivo, UCCL reclama a la Junta de Castilla y León que actúe al igual que otras comunidades autónomas del territorio nacional, como Madrid o Castilla – La Mancha, e instaure un sistema de compensaciones por los daños causados directamente por estas aves, y el lucro cesante producido por los ataques de buitres en las explotaciones de los ganaderos de nuestra comunidad.