Los agricultores y ganaderos vascos han rechazo la postura defendida por EHBildu en la Mancomunidad Enirio-Aralar, al considerar que ha retrocedido 20 años en la gestión del monte, adoptando las decisiones de espaldas a los baserritarras al alienarse solo con los colectivos ecologistas. Por eso, han llevado a cabo un acto para exigir respeto y consideración para los ganaderos que, «con nuestro ganado, gestionamos y cuidamos el entorno natural de Aralar».

Por ello, la Asociación de Baserritarras de Aralar y los sindicatos EHNE y Enba han ratificado la ruptura de relaciones con la Mancomunidad de Enirio-Aralar y ha exigido «un cambio profundo en su proceder». Los baserritarras defienden que los que viven en la sierra de Aralar «cuidamos el monte con nuestro ganado siendo conscientes, por otra parte, que el monte también cuida nuestro ganado aportándonos alimento, sanidad y libertad. Participamos de esta estrategia conjunta donde ambas partes se benefician, tanto el monte como los ganaderos, pero del mismo modo queremos subrayar el beneficio que perciben todos aquellos que utilizan y disfrutan de la montaña. La sociedad en su conjunto recoge los beneficios de nuestro trabajo y por eso mismo, nosotros, renovamos nuestro compromiso de gestionar y cuidar el patrimonio de los montes públicos».

“SI NOS ATENEMOS A SUS HECHOS, QUEDA MERIDIANAMENTE CLARO QUE LOS GANADEROS NO ENTRAMOS ENTRE LAS PRIORIDADES DE SU ESTRATEGIA DE EHBILDU, QUE SOBRAMOS”

Por ello, los baserritarras requeieren de condiciones dignas para cuidar y gestionar el monte tanto en los pastos como en txabolas y bordas. El manejo del ganado y las formas de trabajar van evolucionando y ello requiere de una actualización permanente en las condiciones de trabajo por lo que, entre las infraestructuras a mejorar e impulsar, no quisiéramos dejar de lado, los accesos a las txabolas.

Reivindican una interlocución leal y respetuosa y por ello, exigen una interlocución directa, transparente y decisiva con los que cuidamos y gestionamos la montaña. A este respecto, denuncian que «en estos últimos años, la interlocución entre responsables de la Mancomunidad de Enirio-Aralar y los ganaderos ha acabado siendo muy difícil, con grandes altibajos y sin objetivos compartidos».

Los ayuntamientos que conforman la mayoría de la Mancomunidad Enirio-Aralar están regidos por un mismo partido, EHBILDU, «y si nos atenemos a sus hechos, más allá de las palabras bonitas, nos queda meridianamente claro que los ganaderos no entramos entre las prioridades de su estrategia, que sobramos, cuando no molestamos, y todo ello queda recogido en diferentes pero reiterados documentos y programas que hemos podido ir conociendo. Hemos retrocedido 20 años atrás en el modo de gestionar y paradójicamente, comprobamos que sus responsables, en vez de ser arrinconados, son nuevamente reforzados en el seno del partido».

Finalmente, insisten en que «los ganaderos estamos muy preocupados al ver cómo EHBildu, tanto en sus ayuntamientos como en el propio partido, pone en solfa el modelo de gestión del monte Aralar. Los ganaderos, dentro del objetivo de cuidar y gestionar el monte, han sido hasta ahora considerados como agentes beneficiosos mientras que ahora son considerados como elementos a soportar y en consecuencia, las decisiones que se adoptan se hacen dando la espalda a los que practicamos la ganadería extensiva».