UPA-UCE Extremadura alerta que los apicultores extremeños no pueden realizar la tramitación de las solicitudes de la PAC debido a fallos que se están produciendo en el sistema informático, reclamación que se une a la realizada también este mismo viernes por el Gobierno de Aragón.

Ante dicha imposibilidad, desde la organización reclaman a la administración regional la implantación de un sistema válido o la ampliación del plazo, que finaliza el 30 de abril.

“Nos encontramos en la recta final de las solicitudes y a estas alturas no hay capacidad técnica para realizarlas”, explica el secretario de ganadería de UPA-UCE, Antonio Prieto.»El sistema nuevo de apicultura que se quiere implantar y sobre el que se está trabajando con rigor no funciona y, por tanto, no se podrán retomar las solicitudes de las ayudas hasta que no se solucione.»

el sector apícola regional es el que tiene el mayor número de colmenas en España con más de 630.000 y alrededor de 1.550 apicultores

Así, UPA UCE Extremadura denuncia que la situación está causando mucho nerviosismo y malestar entre los apicultores y no están para experimentos. Por otro lado, Prieto destaca también que el fallo que se está dando está provocando que «los movimientos de trashumancia se continúen haciendo en papel y no de manera informática, con el consiguiente trabajo añadido que eso conlleva».

La organización recuerda que el sector apícola regional es el que tiene el mayor número de colmenas en España con más de 630.000 y alrededor de 1.550 apicultores que se dedican de forma profesional a esta actividad.

Asimismo, UPA UCE Extremadura también se suma a la reivindicación de su organización estatal y otras OPAS sobre la necesidad de un etiquetado claro en la denominación de origen del país de producción de la miel para que haya una mayor trazabilidad e información de cara al consumidor.

Por lo que concierne a la reducción de los módulos de IRPF, la organización la califica de ridícula y critica el abandono por parte del Ministerio, «después del año catastrófico que ha vivido el campo».