Cerca de 300 personas pertenecientes a diversas organizaciones ecologistas y de apicultores han marchado este viernes 31 en Madrid para denunciar la reducción de la población de abejas y pedir que el etiquetado de la miel sea más claro para los consumidores.

Al grito «Congreso, escucha, la abeja está en lucha» y «la miel del super no es española», los manifestantes portaban pancartas en las que se podían leer mensajes como «no se van a extinguir, no lo vamos a permitir» o «las abejas y su miel dan vida al cien por cien».

A su llegada al Congreso de los Diputados, tras un recorrido que ha partido del Ministerio de Agricultura, los asistentes han leído cuatro manifiestos en los que pedían la prohibición del uso de los pesticidas tóxicos que acaban con las abejas y denunciaban la presencia de plagas que ponen en riesgo la vida de los polinizadores, lo que genera un problema medioambiental.

La marcha ha contado con la presencia de la Asociación Española de Apicultores (AEP), de la Sociedad Española de Agricultura Ecológica (SEAE) y de las plataformas #SOSbiodiversidad #SOSabejas, Stop Velutina y #Etiquetadoclaroya.

José Gil, apicultor y miembro de la plataforma SOSbiodiversidad y de la de Etiquetado Claro Ya, ha asegurado en declaraciones a Efeagro que la desaparición de las abejas «es un hecho» desde hace años aunque las autoridades «no escuchan».

han pedido que se prohíba el uso de plaguicidas tóxicos nocivos para los polinizadores, como el glifosato

«Esperemos que nos escuchen. Como no nos escuchen cada vez va a haber más movilizaciones y deberían unirse los consumidores también», ha alegado.

Los manifestantes han demandado también una lucha organizada contra la avispa asiática (Vespa Velutina) y contra el ácaro Varroa, ya que ambos depredadores acaban con las abejas y otros polinizadores beneficiosos para el campo.

Asimismo, han pedido que se prohíba el uso de plaguicidas tóxicos nocivos para los polinizadores, como el glifosato, porque reducen la población de abejas y pueden ser dañinos además para los humanos.

Pilar Galindo, miembro de la junta directiva de SEAE, ha explicado que esta marcha «es un toque de atención al nuevo Gobierno», ya que «hace falta una iniciativa desde el Estado en el tema de la reducción de los productos químicos en la agricultura y un plan para eliminar progresivamente esos productos».

Los participantes también han reclamado un etiquetado más claro de la miel, porque las indicaciones de cada producto no especifican de qué región del mundo proviene ni qué tratamientos ha recibido, por lo que no hay ni trazabilidad ni seguridad alimentaria.

La apicultora zamorana María Victoria Martínez López, presente en la manifestación, ha explicado que «se están introduciendo otro tipo de mieles o jarabes» más baratos con los que no pueden competir pese a que la miel producida en España «es buena».

El presidente de la AEA, Urbano González, ha afirmado que gracias a los polinizadores se mantienen muchos cultivos de frutas en el país y sin ellos cada vez habrá «más zonas desérticas en la Península Ibérica».

Aun así, ha reconocido que desde el MAPA les han informado de que durante los próximos meses se reunirán con ellos para escuchar sus peticiones sobre el etiquetado de la miel, la inversión para luchar contra la Varroa y el establecimiento de un calendario progresivo para eliminar algunos herbicidas y pesticidas.