Técnicos del programa Life Adaptamed junto con la Estación Biológica de Doñana (EBD-CSIC) están llevando a cabo una acción conjunta contra la Phytophthora cinnamomi, patógeno causante de la seca basado en inyecciones de Fosetil-aluminio que tienen un carácter fundamentalmente fitoactivador.

El tratamiento se ha iniciado, según ha informado el Life Adaptamed en un comunicado, después de detectar el 88,4% de las muestras de raíz y el 62 % de las muestras de suelo entre los 60 alcornoques de Doñana testados en el marco del programa.

Treinta de estos alcornoques (Quercus suber) están siendo tratados mediante inyecciones de Fosetil-aluminio siendo el objetivo del tratamiento potenciar la capacidad de respuesta de los alcornoques contra el oomiceto patógeno causante de la muerte de raíces absorbentes de agua y nutrientes, para proteger los servicios ecosistémicos procedentes del alcornocal.

Catalogado como una de los 100 de las especies exóticas invasoras más dañinas del mundo, el oomiceto Phytophthora cinnamomi ataca las raíces absorbentes de plantas leñosas como los alcornoques mediterráneos, reduciendo su aporte de agua y nutrientes y provocando la marchitez foliar, la defoliación y el puntisecado de ramas.

Este oomiceto o psuedohongo patógeno puede llegar a provocar la muerte súbita de los alcornoques en unas pocas semanas, si la infección es previa a un periodo de sequía, o pervivir sin manifestarse claramente durante meses y años.

NO ACTUAR SIGNIFICARÍA GRAVES PÉRDIDAS PARA LA PRODUCCIÓN DE MATERIAS PRIMAS COMO EL CORCHO, PASTOS COMO LA BELLOTA, PRODUCTOS APÍCOLAS O PLANTAS AROMÁTICAS

Particularmente en Doñana, los datos muestran un decaimiento de la masa forestal de los alcornocales junto con una menor capacidad de respuesta del ecosistema frente al cambio climático.

El tratamiento estimula los mecanismos naturales de defensa de los árboles, para impedir la infección o la colonización de sus tejidos, mediante la inducción de cambios fisiológicos en la planta.

La efectividad del Fosetil-Al en la prevención de la enfermedad de las raíces causada por el P. cinnamomi está avalada por varios ensayos en encinas y alcornoques, destacando la mejora del efecto preventivo del fosfito potásico.

A pesar de tratarse de un tratamiento de carácter no fungicida, la inyección en el tronco del árbol evita que el producto se filtre al resto del ecosistema, de manera que no penetre en el suelo y las corrientes de agua.

El declive de los bosques de Quercus en Doñana significaría graves pérdidas para la producción de materias primas como el corcho, pastos como la bellota, productos apícolas o plantas aromáticas.