Satisfacción en UPA Madrid al lograr la flexibilización de la normativa de las instalaciones agrícolas y ganaderasque permitirá que se hagan sin calificación urbanística. Hasta ahora tenían que esperar hasta tres años para cualquier pequeña construcción en sus parcelas, como un invernadero o unas colmenas. UPA ha explicado que llevan años reclamando este «imperioso» cambio normativo, que provocaba unas situaciones negatias al sector y que se vieron agravadas por los efectos del temporal Filomena.

Los agricultores y ganaderos madrileños tendrán menos trabas burocráticas para realizar instalaciones necesarias para su trabajo en sus fincas. A partir de ahora, no será necesario pedir calificación urbanística para instalar, por ejemplo, un invernadero, un huerto, unas colmenas o una caseta para aperos.

UPA Madrid ha explicado que lleva años trabajando para lograr esta aclaración normativa que “facilitará notablemente el trabajo y el progreso” de los agricultores y ganaderos de la región. Una reivindicación que se hizo especialmente necesaria tras los destrozos que dejó el temporal Filomena el pasado mes de enero.

ENTENDER Y CUIDAR EL CAMPO MADRILEÑO

Desde UPA Madrid han explicado que esta Ley era un sinsentido que sufrían los agricultores y ganaderos, que lastraba sus posibilidades de mejorar y progresar. “Los ayuntamientos ahora saben a qué atenerse. Se acabaron las trabas para los agricultores”, han señalado.

UPA ha reclamado que las leyes deben seguir adaptándose al sector primario, que “es especial y tiene características muy diferenciadas”. El campo madrileño debe ser mimado por todo lo que aporta, muy especialmente en una región como Madrid, con una gran densidad de población, fuertes necesidades de alimentos, y una enorme presión urbanística y climática.

“El valor del medio rural madrileño es inmenso, y somos los agricultores y ganaderos los que lo trabajamos y lo cuidamos”, han señalado desde UPA Madrid. “Ya es hora de que la Administración actúe para eliminar las trabas que dificultan nuestro trabajo”.